América Latina bajo la ofensiva del neoliberalismo

Vivimos bajo el control económico de las Multinacionales

Por Diego Olivera Evia

Nuevamente los pueblos de Latinoamérica sufren el ataque del neoliberalismo, los golpes suaves (como son denominados por EEUU), han generado nuevos mecanismos para desestabilizar a países progresistas, las acciones de un modelo capitalista perverso, generan nuevos ajustes económicos, creando una crisis sistémica, donde la sociedad sufre los impactos del desempleo, recortes en la Salud, cerrando los hospitales públicos, para empujar a los ciudadanos, a los seguros privados, ajustes sobre los aportes sociales como jubilaciones, ampliando la edad para evitar estos gastos, esperando de manera cruel pagar menos y dañar a los latinoamericanos.

Hoy la realidad de una salida alternativa al capitalismo neoliberal, está condicionada por muchos factores económicos, la falta de un desarrollo sustentable de las economías populares y sociales, chocan con la presión de las burguesías latinoamericanas y caribeñas, que se han fortalecido en Argentina, Brasil, Chile, Perú, Colombia, México, Paraguay, se han transformado en voceros de EEUU. Y le rinden pleitesía al ignorante presidente Donald Trump, hombre sin conocimiento de política internacional, que ha sucumbido ante el Congreso de Estados Unidos, en sus propuestas nacionalistas, para asumir un papel guerrista y agresivo contra naciones que no aceptan su tutelaje.

Vivimos bajo el control económico de las Multinacionales

La propuesta alternativa a este capitalismo salvaje, ha sido enfrentada con respuestas desarrollistas, con un proteccionismo a la sociedad y a las propuestas sociales para la mayoría de sus ciudadanos, se ha buscado que el pueblo asuma un papel activo, pero esta realidad se enfrenta a los empresarios criollos.

Los que apuestan a los ajustes y el control de los precios, creando una crisis inflacionaria, para los capitalistas, la prioridad no es el desarrollo de los pueblos, es el control de la economía, los recortes en áreas de la educación, salud, alimentación y controlar a la sociedad, que debe enfrentar los recortes, que ahora se aplican por el Fondo Monetario Internacional (FMI), como el Banco Mundial (BM), como ha sucedido en Argentina con el gobierno de Mauricio Macri, con miles de desocupados, con suban continuas, de la misma manera en Brasil, Temer ha desarrollado un plan de austeridad, de acuerdo a los conceptos del capitalismo, llevando a la pobreza con su plan de 20 años no aportar apoyo a los servicios básicos, estas son las respuestas que dan Perú, Chile, México, Colombia, entre otros países capitalistas de la región.

Las variables de acuerdos económicos de los países progresistas, han sufrido el embate de los capitalistas y burgueses, la creación de organismo multilaterales como UNASUR, el Foro de la CELAC, como el destruido proyecto del MERSCOSUR, saboteado por Argentina, Brasil, Paraguay y apoyado por un Uruguay sin personalidad latinoamericanista, han marcado una propuesta anti popular, que ha enfocado en Venezuela, Bolivia, Ecuador, Cuba, Nicaragua, como enemigos de la Organización de Estados Americanos (OEA), desarrollada por EEUU y su lacayo de turno el uruguayo Luis Almagro, definido por el Pepe Mujica como el destructor de esta organización obsoleta y colonial a favor de EEUU.

Esta es la realidad de un Continente que ha sufrido en varios siglos de explotación extensiva, la implantación de modelos capitalistas, la falta de una propuesta progresista, de un modelo de gestión económica que supere los países mono productores, que dependen de una economía de importaciones, no logran crear una economía alternativa sustentable ante las presiones del mercado y las Multinacionales que no solo venden sus excedentes, sino también llenan de basura tóxica y sus pesticidas vendidas por la empresas Monsanto y Bayer, hoy en la Argentina reconocen que sus productos agrícolas tienen pesticida y así se lo comen.

Los recientes recortes en Puerto Rico cerrando más de 100 escuelas, producto de una economía dependiente de EEUU, ha llevado a ampliar el neocolonialismo, y crear una crisis sistemática, la misma presión del gobierno de Trump sobre México, ha mostrado la incapacidad de la economía mexicana, dependiente de las exportaciones a Estados Unidos, además de enfrentar una política migratoria de sus ciudadanos, lo que muestra una vez más la sumisión de estas naciones, al neoliberalismo.

Pese a los recursos naturales de las naciones de América Latina, las burguesías y las Oligarquías han jugado al desarrollo de las minorías empresariales, el mecanismo pervertido de la explotación de los trabajadores, campesinos y otros oficios, han visto la caída de sus salarios y el aumento de los alimentos, los empresarios juegan a la explotación, no apoyan el avance de la salud, educación pública, para apoyar a la medicina privada, de la misma manera a las escuelas y universidades privadas.

Hoy la realidad de las mayorías de los latinoamericanos es vivir en crisis, los precios de alimentos y medicina son impagables, para los niveles de ingreso, de la mayoría de los trabajadores, las condiciones laborales son pésimas, en muchas fábricas no hay servicios de higiene, los mineros viven explotados y con peligros para su salud y vida.

Esta realidad nos muestra una sociedad abusiva, con desprecio a los seres humanos, la explotación y el hambre es parte de la crisis capitalista, sino hay que leer para ver la crisis en Europa en EEUU, con millones de desocupados, con colas de comida en España, EEUU, con miles de personas en las calles, viviendo en alcantarilla o bajo los puentes, esta es la realidad del capitalismo vivir de la guerra, de la muerte y dejar a sus pueblos en la miseria y el hambre.

Publicado en Barometro Latinoamericano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *