Denuncian impunidad en crímenes perpetrados por militares en Chile


El movimiento social “Comisión Funa”, que denuncia la impunidad en la Justicia en Chile. Llegó esta mañana, al domicilio del ex militar Hugo Cardemil Valenzuela, en la comuna de Providencia. Para exponerlo ante la sociedad, como el responsable de crímenes contra la humanidad, ocurridos en la localidad de Parral durante la dictadura cívico-militar.

Después del golpe militar, que derrocó al presidente Salvador Allende. Un reguero de sangre, tortura y desapariciones forzadas, empezó a cubrir esta larga faja de tierra, llamada Chile. Entre septiembre de 1973 y enero de 1974. en los alrededores de la localidad de Parral, a unos cientos de kilómetros de Santiago. Decenas de personas fueron detenidas y brutalmente torturadas. Muchas de ellas pasaron varios meses en la cárcel y en recintos militares, sometidas a los peores maltratos antes de volver a sus hogares. Pero un número considerable no regresó jamás.

12189767_695551340544442_8279736139753747933_nDespués de casi 30 años ocurridos los hechos, una investigación iniciada a comienzos de dos mil, por el retirado magistrado Juan Guzmán Tapia, permitió esclarecer parte de la verdad ocultada por el ejército, en la desaparición forzada de 21 personas y la responsabilidad de al menos tres ex uniformados, en estos crímenes de lesa humanidad. Fue así que en agosto de 2003, el magistrado de fuero Alejandro Solís, condenó a penas de cárcel de entre 10 a 15 años al ex gobernador y coronel (r) de Carabineros Pablo Caullier Grant; al comandante (r) de Ejército, Hugo Cardemil Valenzuela y al suboficial (r) de Carabineros, Luis Hida12191939_695551727211070_7540818843743200217_nlgo. Condena recalificada en segunda instancia, por la Tercera Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago, en junio de 2005. Quien resolvió aumentar de siete a diez años y un día el castigo impuesto a Hidalgo; mantener la sanción de diez años de cárcel a Caulier; y disminuir de 17 años a 15 años y un día de presidio mayor la condena a Cardemil Valenzuela.

En Diciembre de 2007, la Segunda Sala de la Corte Suprema resuelve la rebaja de penas, acogiéndose en la figura de la media prescripción y redujo la sentencia a Cardemil de 15 años y un día a 5 años, y de Caulier de 7 años a 4 años. Además les concedió el beneficio de la libertad vigilada.

Las víctimas fueron asesinadas y sepultadas en fosas clandestinas. Años después sus cuerpos fueron desenterrados y quemados con fósforo químico y las cenizas arrojadas al río Perquilauquén. Según consta en las declaraciones de Gerhard Mücke, ante el ministro Jorge Zepeda.

Fotos: Comisión Funa

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *