El “gatillo fácil” de Carabineros y la represión, como política de Estado.

“queda en la retina, una  profunda herida en la sociedad chilena. por la irresponsable actuación del Estado, por amparar y dar rienda suelta a la irresponsable política represiva del “Gatillo Fácil” de Carabineros.”

El 11 de abril de 2013, durante el mandato de Sebastian Piñera, se vivió en las calles de Santiago una de las jornadas más violentas en contra del movimiento estudiantil, por parte del Gobierno y la policía militarizada de Carabineros. Aparte de los ya conocidos métodos represivos de la policía, con la utilización de elementos tóxicos en gas y agua. Por esos días se agregó una nueva arma, que encendió las alarmas por su indiscriminado uso, por el grado de violencia y la intencionalidad de causar daños. Se trató de la incorporación de armas que disparan a gran velocidad, proyectiles rellenos de pintura, que tenían como finalidad marcar a manifestantes violentos, pero que en la práctica hirió causando graves lesiones oculares y rostro a decenas de personas, durante su uso. El resultado de esta práctica represiva y sin control, dejó con grave lesión ocular y pérdida de visión del ojo derecho al arquitecto, Enrique Eichin, quien fue herido en las cercanías de la Estación Mapocho, cuando participaba pacíficamente de la manifestación estudiantil, el 11 de Abril.

 563606_438109362945015_1911574114_n   529538_438108869611731_1322333289_n

La investigación del caso de Enrique Eichin, fue derivada en primera instancia, a la desacreditada “Justicia Militar”, donde los casos son dilatados o en el caso de existir condenas en contra de los uniformados, estas son irrisorias. Ese mismo año Eichin, recurre al Tribunal Constitucional y presenta un requerimiento para que se estableciera la inconstitucionalidad, de la competencia de los tribunales militares  en delitos cometidos por uniformados, cuando las víctimas son civiles. La petición de la víctima finalmente fue acogida, basándose en el dictamen de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el caso Palamara, y luego fue ratificado por la Corte Suprema en febrero de 2015.

Después de una larga espera, para que los tribunales de Justicia decidieran la competencia y jurisdicción de la desacreditada “Justicia Militar”. Fue en el Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago, donde es formalizado el capitán de Fuerzas Especiales de Carabineros, Jaime García Muñoz, en calidad de autor de las lesiones ocasionadas al arquitecto, el pasado 26 de Agosto.
Aunque las armas dejaron de utilizarse queda en la retina, una  profunda herida en la sociedad chilena. por la irresponsable actuación del Estado, por amparar y dar rienda suelta a la irresponsable política represiva del “Gatillo Fácil” de Carabineros.

El siguiente video, fue censurado por Youtube a petición del Gobierno chileno.

http://www.dailymotion.com/video/xz3vfh_balines-criminales-el-color-de-la-represion-en-chile_news?GK_FACEBOOK_OG_HTML5=1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *