“La guerra contra la humanidad” del Neoliberalismo en América Latina

La violencia contra los movimientos sociales ha sido la norma en toda la región. El peso de la violencia ha aumentado constantemente en las comunidades indígenas y campesinas que se resisten a las reformas neoliberales, los acuerdos comerciales que favorecen a las empresas transnacionales y la expansión de la acumulación de capital basada en la explotación de los recursos naturales”.

CENTRO AMÉRICA: ACTIVISTAS TEMEN POR SU VIDA ANTE LA ESCALADA DE ASESINATOS

Por Jeff Abbott, Opal-Guatemala

Temprano en la mañana del 3 de marzo, hombres armados entraron en la casa de la activista ambiental Berta Cáceres en La Esperanza, Honduras y asesinaron a la dirigente indígena lenca. El asesinato se produce después de una escalada de agresiones del conflicto por la construcción del proyecto hidroeléctrico Agua Zarca en el río sagrado Gualcarque en la comunidad de Agua Blanca. Este asesinato es un mensaje en la región centro americana que pone a diferentes activistas que están en luchas similares en alerta.
berta-caseres-article-header
Berta Cáceres fue fundadora del poderoso Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH) en 1993, esta organización pronto se involucró en muchas de las luchas sociales en toda Honduras en dónde más conflictividad se ha presentado ocasionada por los megaproyectos. La organización había apoyado a las comunidades indígenas y campesinas en sus luchas contra el despojo de tierras y en sus esfuerzos por obtener los derechos legales sobre la tierra ancestral.

El crimen contra Berta ocurrido en marzo también ha dejado Gustavo Castro Soto, activista anti-minero de México, en una situación precaria. Castro Soto coordinador de Otros Mundos Chiapas y del Movimiento Mesoamericano contra el Modelo de minería extractiva – M4, se había alojado ese día en la casa de Cáceres para dar acompañamiento a ella y su organización. Le dispararon dos veces, pero sobrevivió. Berta murió en sus brazos.
seguridadparagus“Los asesinos que han matado a Bertha [sic] e intentaron asesinarme están sin castigo ya que el gobierno pretende socavar la memoria de Berta y el honor y la magnífica lucha que COPINH ha hecho durante muchos años en la defensa de la vida, territorios y los derechos humanos, “Castro Soto escribió en un mensaje a sus amigos y gente solidaria el 4 de marzo” el asesinato de Bertha podría significar para muchos negocios e intereses la oportunidad de avanzar en sus territorios. Sin embargo, el COPINH es más fuerte que nunca y [las necesidades de] la solidaridad de todas las personas a unirse a su lucha, con solidaridad y con la memoria de Bertha en nuestras manos “.

Tras este asesinato, el gobierno de Honduras rápidamente detuvo a Castro Soto para “interrogarlo”. Según Castro Soto, se le concedió inicialmente el permiso para salir del país, pero fue detenido de nuevo en la aduana.

Su vida sigue en peligro.

“Los sicarios ya saben que no morí,” dijo Gustavo Castro escribió en su mensaje. “Y les aseguro que estarán dispuestos a cumplir con su tarea.”

El 15 de marzo Nelson García, otro líder con COPINH, fue asesinado en la comunidad de Río Chiquito en el departamento de Cortés, Honduras. Estos últimos asesinatos en Honduras han puesto a toda la región en el borde.
copinh
Cáceres y García eran críticos abiertos de los Estados Unidos y su papel en la legitimación del golpe del 2009, y del avance de las industrias extractivas en territorios indígenas. Cáceres tenía mucha gente que simpatizaba con su lucha más allá de las fronteras hondureñas, este es el caso de Guatemala que también ha sido escenario de conflictos similares. Este asesinato envía un mensaje escalofriante a los movimientos en Honduras, y a otros movimientos en defensa del territorio en toda la región.

“Este es un mensaje para las poblaciones que si no aceptan las compañías multinacionales, a continuación, sus vidas estarán en peligro,” Raúl Zibechi, periodista uruguayo y analista de los movimiento sociales, dijo a Truthout. “Pero este mensaje no es sólo un mensaje para la gente que se resiste, pero incluyendo los gobiernos que no pueden ser cómplices, en el sentido de que el capital financiero hará lo que tiene que hacer para hacer negocios.”

Y añadió: “Esta es una situación que es muy compleja … y muy dramática, porque los que están ganando a partir de los proyectos no dejarán sus proyectos. Esto se debe a que vivimos en un mundo dominado por el capital financiero – que usará la fuerza que sea necesaria “.

Activistas de la región están de acuerdo con el análisis de la situación crítica en América Central de Zibechi.

aguila-terrorista-norteamericana“Este es un mensaje poderoso y agresivo para todas las personas y comunidades que defienden los recursos naturales y se encuentran bajo la amenaza de despojo y expropiación,” dice Andrea Ixchíu, un joven activista y defensora de los derechos humanos en Guatemala, dijo a Truthout que “Berta era una mujer muy visible. Nos muestra que el capital va a hacer lo que tiene que hacer para despejar el camino para tomar los recursos.”

“Berta era una mujer muy fuerte y valiente,” dijo Ixchíu a Truthout “era importante para el movimiento en la defensa del territorio en América Central.”

Facilitando la colonización continua de la región

La situación en Honduras se ha deteriorado mucho en los años después del golpe de Estado contra el presidente democráticamente electo de la nación Manuel Zelaya, en junio de 2009. Las administraciones posteriores han declarado Honduras “abierta a los negocios”, y buscaron activamente la inversión extranjera en sectores clave, tales como la producción de energía.

Esto llevó a las empresas en busca de explotar sus abundantes recursos naturales.
Luego se empezó a llevar a cabo la construcción de un proyecto que se presenta como parte del plan de integración regional, como se pide en el Plan Mesoamérica, y que se fortalece a través de la Alianza para la Prosperidad.

El proyecto Agua Zarca

El proyecto Agua Zarca hidro 21,3 megavatios fue propuesto originalmente por la compañía hondureña Desarrollos Energéticos SA (DESA) en 2009, con inversiones procedentes de la firma energética china Sinohydro y el Banco Centroamericano de Integración Económica. Sin embargo, al igual que muchos otros conflictos en toda la región, el proyecto fue impuesto a la comunidad que es parte de COPINH, sin la consulta previa requerida legalmente. Los habitantes de Río Blanco lograron con éxito la construcción de la presa durante más de un año. Berta estuvo muy involucrada en esa lucha.
hidroEn 2013, el nombre de Cáceres apareció en un filtrado “Kill List”, junto a los nombres de otros activistas, periodistas y políticos.
Estas amenazas se produjeron hasta el día que fue asesinada. De acuerdo con Jesús Garza de la Coalición Hondureña de Acción Popular, miembros de la oligarquía guatemalteca habían pedido que BertaCáceres fuera detenida a toda costa porque ella estaba de pie en el camino de “desarrollo.”
Tres días antes del asesinato, Aline Flores, que era hasta hace poco el presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (COHEP),” dijo en una entrevista televisada que gente como Berta Cáceres y organizaciones como COPINH eran perjudiciales para el país, y tenían que ser detenidas,” dijo Garza a Truthout que “él no dijo que tenía que morir, pero se entiende que quería decir que sus acciones tenían que ser detenidas a toda costa.”

El proyecto Agua Zarca es uno de los 40 proyectos hidroeléctricos en territorio indígena en Honduras. Estos proyectos están acompañados de cerca de 50 proyectos mineros. Estos conflictos en Honduras se han reflejado en otras partes de América Central, como Guatemala, donde hay cerca de 230 proyectos de energía en curso.

“Estamos viendo que estamos de pie delante del mismo modelo de neoliberalismo donde la inversión extranjera obtiene privilegios estatales, así como las inversiones de capital nacional son corruptos, que en conjunto imponen proyectos en las comunidades que ellos llaman de desarrollo, pero en realidad se trata de modelos que prolongan la colonización de las comunidades,” dijo Ixchíu a Truthout “el uso de la palabra desarrollo por parte de los colonos y de los capitalistas es preocupante. Nos hace creer que el pensamiento y el conocimiento de los ancestros y los modos de vida son atrasados. Sin embargo, cuando se sigue este entendimiento, el conocimiento y los modos de vida, en realidad pueden mantener una mejor relación con la naturaleza y la vida.”
menores (3)Y añadió: “El tipo de acuerdos comerciales como los tratados de libre comercio, el Plan Puebla-Panamá, el Plan Mesoamérica, y ahora la Alianza para la Prosperidad, proceden de los mismos intereses económicos perversos, … tales como el Banco Mundial, y la misma persecución que viene de los Estados Unidos que impulsa el despojo, la expropiación y la penalización.” Este despojo ha impactado directamente a las comunidades indígenas de Mesoamérica.

 

La “guerra contra la humanidad”

La violencia contra los movimientos sociales ha sido la norma en toda la región, a pesar del fin de las guerras en El Salvador y Guatemala con la firma de acuerdos de paz en la década de 1990. El peso de la violencia ha aumentado constantemente en las comunidades indígenas y campesinas que se resisten a las reformas neoliberales, los acuerdos comerciales que favorecen a las empresas transnacionales y la expansión de la acumulación de capital basada en la explotación de los recursos naturales.

Cáceres no es la única de estos movimientos que ha sido asesinada por resistir a la construcción del proyecto de la presa Agua Zarca. En 2013, su compañero fundador de COPINH Tomás García, fue asesinado a tiros por un soldado de Honduras durante una protesta pacífica afuera del sitio de construcción. Su hijo fue gravemente herido en el tiroteo.
rtactualidad
“El modelo colonial no se ha ido, sino que sigue para desalojar a las comunidades indígenas,” dijo a Ixchíu. Añadió que Rigoberto Juárez, un líder indígena que ha sido penalizado en su defensa del medio ambiente “ha llamado a esto la cuarta invasión porque tristemente podemos ver que lo colonial, el pensamiento liberal, los dictadores militares y ahora las empresas transnacionales han continuado para expropiar las tierras de las comunidades indígenas. Este es un mensaje para las comunidades indígenas de cómo van a seguir para asesinar a la gente, y cómo el racismo y el colonialismo está involucrado en la imposición de estos modelos.”

class2 Tanto Zibechi y Ixchíu establecen paralelismos entre la recolonización de la región y lo que el Subcomandante Marcos (hoy conocido como Galeano) del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) llama la “Cuarta Guerra Mundial”, que es “una guerra contra la humanidad.”

“El asesinato de Berta es un síntoma de la profundización del modelo extractivo impulsado por parte de la derecha y las grandes empresas del continente. Este modelo incluye proyectos de minería a cielo abierto, los mega proyecto de infraestructura – como es el caso de Honduras – y la especulación de la tierra en las áreas urbanas,” dijo Zibechi. “Este modelo es la base de la violencia que condujo al asesinato de Berta, y la violencia que sufren millones de activistas en América Latina.” Esta “guerra contra la humanidad” ha impactado en los movimientos a través de la región.

descargaEn Guatemala,en abril del 2013, Daniel Pedro Mateo fundador de la emisora ​​comunitaria Snuq ‘Jolom Konob, fue secuestrado y encontrado muerto 12 días después en la comunidad de Santa Eulalia, Huehuetenango. Pedro Mateo había sido un abierto crítico y organizador contra la construcción de una serie de proyectos hidroeléctricos a través del norte de Huehuetenango en el territorio de las comunidades Q’anjab’al y chuj mayas.

Estas tácticas contra los ecologistas han mantenido la estrategia preferida para silenciar la disidencia en otros conflictos también.

También en Guatemala el 18 de septiembre de 2015, Rigoberto Lima, un maestro rural que había trabajado sin descanso para denunciar a una gran empresa de palma responsable de la contaminación del río La Pasión en el departamento de Petén, fue asesinado afuera de un edificio de justicia en Sayaxché. Para determinar esto tiene que haber una investigación sobre su asesinato.

Hay cientos de historias similares de toda América Central. Pero esta es la triste realidad de la región, especialmente para las comunidades indígenas, y para los que, como Cáceres, luchan en la defensa de sus derechos y su territorio.

“Vivimos en un momento de otro genocidio,” dijo Ixchíu. “Pero hoy en día es en beneficio del Estado y las empresas. Antes de esto se hizo en nombre del anticomunismo, hoy en día, nos llaman terroristas porque nos atrevemos a proteger lo poco que nos queda, el agua y la naturaleza.”

Copyright, Truthout.org. Reprinted with permission

Jeff Abbott es un periodista independiente viviendo en Guatemala. Él es un colaborador habitual de Truthout. Su trabajo también ha aparecido en VICE News, Waging Nonviolence, The North American Congress on Latin America y Prensa Opal-Chile. Síguelo en Twitter @palabrasdeabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *