La persecución política al Mapuche y el falso perdón de Bachelet

Si no se termina con la persecución, los montajes policiales y judiciales a las demandas de las comunidades Mapuche, la militarización del Wallmapu, la aplicación de la Ley Antiterrorista creada en dictadura, Si a los presos políticos mapuches se les sigue aplicando largos periodos de detención preventiva, este pedido de perdón resulta una burla. Si todos los territorios usurpados a sangre y fuego no son devueltos, este perdón carece de contenido y seriedad.

CASO IGLESIA

Más de un año se encuentran en prisión preventiva en la cárcel de Temuco, varios comuneros Mapuche, acusados por la Fiscalía de participar en un atentado incendiario en un templo evangélico ocurrido durante el 2016, en la comuna de Padre Las Casas. Más de un año ha pasado y la Fiscalía no ha logrado acreditar la participación de los hermanos Ariel, Benito y Pablo Trangol, además de Alfredo Tralcal Coche en el hecho que se les imputa, que según la Fiscalía tiene connotación Terrorista.

Los imputados aseguran que cuando ocurrió el incendio, éstos fueron detenidos por la policía a más de 10 kilómetros del lugar de los hechos, bajo el pretexto de un control de identidad, y los únicos elementos incautados en esa ocasión, fueron unas herramientas propias del trabajo agrícola que los comuneros realizan.

Tanto los presos y familiares Mapuche declaran que esta persecución política, obedece a una arremetida judicial de los fiscales anti-mapuche, que operan a favor de los poderes políticos y económicos en el Wallmapu, como son las forestales, las hidroeléctricas, los terratenientes y la Iglesia. Además, señalan y denuncian que los actos terroristas que ocurren en la zona y que los medios silencian, son los que aplica el Estado con su constante represión y ocupación militar de sus territorios y comunidades.

Entendemos que este ensañamiento se debe a nuestra apoyo a los procesos de reivindicación en los lof wenteche del gülumapu, para lo cual se nos invoca la Ley Nº 18.314, herramienta jurídica impuesta en la dictadura criminal del tirano Pinochet, la cual tenía por objetivo aplastar el movimiento social de la época, y que ahora se utiliza para acallar la lucha de nuestro pueblo por la liberación nacional, ley de la cual el único condenado ha sido un agente policial infiltrado en nuestras comunidades”, reza un comunicado enviado por los presos polícos Mapuche, que se encuentran en una huelga de hambre de caracter indefinida desde el 7 de Junio, en el Centro de cumplimiento penitenciario de Temuco. La huelga tiene como objeto, exigir al Gobierno y sus instituciones, un Juicio Justo en un plazo razonable, la No a la aplicación de la ley 18.314 (denominada Ley Antiterrorista), la NO utilización de testigos sin rostros y la Libertad de los imputados.

EL PERDON FALSO DE BACHELET

El pasado viernes 23 de junio, la Presidenta de Chile, Michelle Bachelet Jeria, realizó una intervención en el Palacio de la Moneda. Por primera vez en 136 años de ocupación del territorio de la Nación Mapuche, un presidente -en este caso, una presidenta- pedía perdón por los “horrores y errores” cometidos por el Estado de Chile contra el pueblo mapuche. Pero, ¿En qué se traduce esta solicitud de perdón?

Si todo sigue igual, este es un pedido de perdón falso. Si no se termina con la militarización del Wallmapu, este pedido de perdón no cambia nada. Si se seguirá aplicando al pueblo mapuche una Ley Antiterrorista creada en dictadura, pero que ha sido más aplicada en los gobiernos “democráticos”, esta solicitud de perdón no cambia nada. Si a los presos políticos mapuches se le seguirán aplicando largos periodos de detención preventiva, este pedido de perdón resulta una burla. Si todos los territorios usurpados a sangre y fuego no son devueltos, este perdón carece de contenido y seriedad.

Si con este pedido de perdón no se investigan y sancionan todos los atropellos a los niños del Wallmapu, entonces este es un pedido de perdón que solo obedece a los tiempos electorales en los que está sumido el país, pero carece de intención real de cambiar los lamentables atropellos que han terminado con la vida de muchos hermanos y hermanas en el territorio mapuche.

Si este pedido de perdón no pone fin a todos los atropellos que han realizado las empresas forestales, hidroeléctricas y otras instaladas en el territorio mapuche, es falso, mentiroso y se entenderá como una maniobra más de soslayar los reales temas de fondo, con los que el Estado chileno ha creado los conflictos en el territorio mapuche.

Si a este pedido de perdón, le sumamos los ejercicios militares que está desarrollando el Ejército de Chile en las comunas de Lonquimay y Victoria, entonces no entendemos nada. Ya que esto es una nueva amenaza para el pueblo mapuche, un nuevo atropello, teniendo presente que fue este Ejército el que desarrolló la invasión al territorio mapuche, con consecuencias que se mantienen hasta estos días.

Entonces, Sra Presidenta, para no caer en interpretaciones equivocadas, sería muy bueno que ud. aclare: ¿En qué se traduce su pedido de perdón? (1)

(1) Autor : Marcelino Collio C , Publicado en El Desconcierto

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *