La prensa ‘oficial’, décadas de mentiras y ‘amañamiento’ de las noticias

La prensa ‘oficial’, con su falsa dignidad sustentada en décadas de mentiras y ‘amañamiento’ de las noticias, intenta desacreditar la información de las redes sociales.

Pese a la multiplicidad de notas poco confiables que hay en las redes sociales, estas no se equivocaron al pronosticar lo que hoy ocurre en el país, mientras la prensa ‘oficial’ continúa, peligrosamente, omitiendo y amañando información. 

Cuando la gente –mayoritariamente– afirma que el Congreso Nacional es una cueva de ladrones, ¿exagera o acierta? La prensa ‘oficial’, las dos grandes cadenas de medios informativos (o desinformativos), EMOL y COPESA, intenta desacreditar las redes sociales tildándolas de los pecados que ella comete, con su falsa dignidad sustentada en décadas de mentiras y ‘amañamiento’ de las noticias.

Lo cierto es que se ha perdido toda confianza en los moradores de esa cueva de Ali-Babá que conocemos con el pomposo nombre de Poder Legislativo. No hay contubernio, negociado, asunto tramposo, traición ni corruptela que –salvo contadas excepciones– hayan omitido en el último cuarto de siglo, beneficiando a los poderosos y perjudicando a la mayoría. Y lo han hecho conscientemente, sin lugar a dudas.

En medio de los desastres que afligen al país, los parlamentarios salen a pontificar contra sus propios yerros… culpando al empedrado, desde luego. El mismísimo gobierno, perdido en la inmensidad de su ineficacia, utiliza el único remedio que conoce, la entrega de un bono por aquí, otro bono por allá, sin resolver nada e incrementando el rechazo ciudadano.

10544397_671183406304275_6746617815328747744_n
La complicidad de la “prensa” controlada por el poder económico, en el exterminio de 119 chilenos durante la dictadura militar.

Los principales dirigentes de la falsa oposición (uña y mugre con el bloque oficialista), provocan ira y carcajadas cada vez que emiten declaraciones. Hasta hace algunos meses, las mentadas declaraciones arrancaban sonrisas irónicas. Hoy hacen apretar puños y rechinar dientes. La imagen de la casta política chilena está al mismo nivel de la imagen de las cofradías megaempresariales: por los suelos.
Son gemelas paridas por la codicia, la corrupción y la depredación medioambiental y social. Por ello se protegen, se apapachan y se apoyan unos a otros: saben que no pueden sobrevivir por separado.

En esencia, lo importante para los poderosos comerciantes y mega empresarios es el mantenimiento de un sistema injusto en lo económico y clasista en lo social. Pero, no hay mal que dure cien años… aunque lo proteja el dinero y la política. Definitivamente, nuestras regiones no son aptas para soportar este sistema neoliberal impuesto a machete y farándula por un duopolio que gobierna desde 1990. No es eficaz ni sustentable. Lo prueba la grave crisis medioambiental de Chiloé, que desnudó las carencias que afligen a millones de compatriotas que viven lejos del ombligo de Chile.

elmercuriomienteEl duopolio que regenta el país desde 1990 echó por tierra el principio básico de toda democracia, la separación de los poderes del estado. Acá, esos poderes están férreamente unidos por la argamasa billetuda de los grandes capitalistas que se benefician de esta “democracia protegida de la Democracia”.

Lily Pérez, una devota derechista toda su vida, hoy miembro del movimiento “Amplitud”, alarmada por el color ultrista que están retomando RN y la UDI, declaró hace algunos días: “nuestra derecha se ha puesto extremadamente momia” (sic).

¿Dónde está la novedad? Los “periodistas” de la televisión –cipayos de la derecha– se especializan en omitir informaciones, amañar informaciones, falsear informaciones. Y en mantener, ante sus patrones, esa bestial tendencia a la genuflexión propia de la traición a los valores y principios éticos de la profesión. ¿Cursaron un post grado para eso?

En este momento comienza a salir demasiado vapor de la caldera. En el Congreso, en La Moneda, en Casa Piedra, en la SOFOFA, nadie reacciona ante el descalabro anunciado.

10447767_1615368735362893_7147674058891299806_nParece que desean “morir con las botas puestas”, hundirse con la bandera al tope, ignorando lo que sucede –no ahora, sino desde hace tiempo– en Castro, Cucao, Ancud, Puerto Montt, Valdivia, Concepción, Araucanía, Santiago, Valparaíso, Petorca, Caimanes, Coquimbo, Freirina, Antofagasta, Tocopilla, Arica… en suma en todo el país.

¿Habrá comenzado, lentamente como sucede siempre con las cosas graves en sus inicios, la temida “explosión social”? Si así fuese, ¿de quién es la culpa, la totalidad de la culpa?

Las redes sociales –que suelen difundir informaciones poco confiables– lo vienen pronosticando desde el año 2012. Recién ahora, cuatro calendarios más tarde, alguna prensa ‘oficial’ comienza a referirse a este asunto, pero en un susurro. Culpando, como corresponde, a las víctimas. Como en el negro período 1973-1990, cuando culpaba a los detenidos desaparecidos de su propio asesinatos, y de su propia desaparición.

®Por Arturo A. Muñoz, publicado con el título “Redes sociales versus prensa ‘oficial’: ¿quién miente más?”, en diario eletrónico Polítika.

Un comentario sobre “La prensa ‘oficial’, décadas de mentiras y ‘amañamiento’ de las noticias

  • el 13 mayo, 2016 a las 17:18
    Permalink

    No es ninguna mentira lo que se expone tan claramente aquí, nadie puede decir que la TV abierta es “buena”, sólo repeticiones y un enorme costo de producción para “realities”, telenovelas y farándula que llegan al extremo del absurdo, al parecer los directivos y productores sólo conocieron a Eugen Ionesco como autor teatral, claro que hay una diferencia, las obras de Ionesco, como “La Cantante Calva”, es aplicable no sólo a la TV en su contexto, también el mundo político cae dentro de la clasificación de “teatro del absurdo” con las excelentes actuaciones de presidente, ministros, subsecretarios, parlamentarios, alcaldes, etc.
    Lo más risible del caso es que ese tipo de teatro se difundía por las pantallas de Canal 9 de Universidad de Chile en los tiempos gloriosos cuando aún no existía ni siquiera el videotape, sólo filmaciones en película que se intercalaban para algún efecto, por lo que era legítimamente en vivo y en directo, cosa que ahora es imposible, todo se ralentiza y se trasmite segundos después de la toma porque así puede omitirse cualquier imprevisto ocasionado por un espectador o participante, esa censura permanente la inauguró TVN en el Festival de Viña desde el primer espectáculo transmitido en color. Por eso es casi imposible creerle a los “canales oficiales de prensa o Tv”.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *