Los desafíos de Chile en el Antropoceno

“… fueron Marx y Engels, los que anticiparon la posibilidad de que las fuerzas productivas, muten en fuerzas destructivas. Es decir, “puede darse una fase histórica en la cual, se ha dicho, que esa maduración de las fuerzas productivas pueda llegar demasiado lejos; un desarrollo capitalista que sobrepase ciertos límites, tras los cuales prevalezca con vigor su carácter destructivo”. 

El término Antropoceno (de griego anthropos, ‘hombre’, y kainos, ‘nuevo’), fue usado en el año 2000 por el ganador del premio Nobel de química Paul Crutzen, quien consideró que la influencia del comportamiento humano sobre la Tierra, en las recientes centurias ha sido significativa sobre los ecosistemas terrestres, y se ha constituir una nueva era geológica.   

Por Alfonso Madrid Echeverría

Fue el Premio Nobel de Química Sueco, Svante Arrhenius y su pionero estudio publicado en 1896 sobre el efecto invernadero provocado por el CO2 el que causa el mayor problema ambiental, bien identificado hoy como cambio climático y que al mismo tiempo condiciona nuestro futuro.

Grandes cantidades de emisiones de CO2 pueden afectar al balance energético de la superficie terrestre, ésto último considerado como un impacto negativo de la actividad humana. Es muy poco conocido en este ámbito, el que fueron Marx y Engels los que anticiparon la posibilidad de que las fuerzas productivas, muten en fuerzas destructivas. Es decir, “puede darse una fase histórica en la cual, se ha dicho, que esa maduración de las fuerzas productivas pueda llegar demasiado lejos; un desarrollo capitalista que sobrepase ciertos límites, tras los cuales prevalezca con vigor su carácter destructivo”.(Riechmann) *1.

La “capitalización” del concepto Antropoceno por científicos occidentales, mayoritariamente anglosajones, a partir de este siglo, ha excluido la existencia e importancia de científicos no occidentales que utilizaron en sus estudios y conclusiones provechosas advertencias, quizás en un tiempo oportuno, sobre los efectos e implicancias del desarrollo de las fuerzas productivas, particularmente en la etapa de expansión imperialista de Inglaterra en el siglo XVIII y de los EEUU en el XIX.

Resulta tremendamente provechoso pero, al mismo tiempo un enorme desafio el llamado reciente de un grupo de académicos y cientificos considerando desde la convocatoria, activistas y público común, cada vez más interesados en denunciar y ejecutar prácticas políticas anticapitalistas y antisistemas de consabido actuación ligadas al capitalismo regional y mundial como lo demuestran movimientos ecologistas y agrupaciones a lo largo de todo Chile. Estaremos atentos del resultado.

El próximo jueves 27 y viernes 28 de Abril de este año 2017 el Centro de Investigaciones sobre Cambio Climático (CR)2, realiza un Encuentro Interdisciplinario: “Antropoceno en Chile. Desafios actuales, futuros posibles. Un encuentro para imaginar nuevos modos de hacer y pensar en un planeta cambiante.”

En la convocatoria a este encuentro se lee en la web de ese centro de estudios e investigación: “Este encuentro interdisciplinario se propone abordar, de manera experimental, especulativa y prospectiva, los desafíos de Chile en el Antropoceno” señalando más adelante “Sin quedarse en el pesimismo revisionista (en el esperado debate y reflexiones que surjan del encuentro, agregamos nosotros), la instancia se plantea también como un experimento para imaginar y proponer formas más creativas, éticas y sustentables de pensar y habitar en este nuevo contexto.” Sin lugar a dudas, una convocatoria atrevida para una sociedad como la chilena, presa hoy de un obscurantismo, casi medieval con el amplio apoyo mediático en lo que dice relación al cambio climático, y su necesario enfoque político ciudadano, en el que mucho se dice sobre las consecuencias pero, nada sobre las causas que lo provoca.

De todas maneras, se trata de un evento de importancia en la corta historia del (CR)2. Resalta la intención y la formulación de este muy ambicioso programa del (CR)2 y otros organizadores, y llama la atención, en lo que podría ser una buena señal, el organizar un evento con estas características e intenciones en un territorio, al igual que todo el Abya Yala, que contribuye generosamente, hoy en dia, con el Antropoceno. Esto último, al permitir, entre otras cosas, a sus gobiernos una colución con corporaciones del capitalismo mundial, para la expoliación y exterminio de vida sobre el planeta.

Apoyados en la narrativa de los geólogos que aún sostienen como hipótesis el que todavia se requerirían, a lo menos casi un lustro, para elevar a categoría de época geológica, y con esto abandonar definitivamente el actual Holoceno, podríamos formularnos algunas preguntas, aprovechando la oportunidad de este encuentro. Hacemos el ejercicio: ¿De que manera este encuentro podria resultar provechoso, sobre todo para ser de utilidad en la construcción de una ciudadanía activa y reflexiva en Chile?, esto último ¿ Con la lupa de la estreches nacionalista y desde el punto de vista global, humano y planetario, para beneficio de las especies vivas donde nos incluimos?. Estas interrogantes resultan vitales en un territorio del planeta, donde somos apenas una ínfima parte de los 7 mil doscientos millones de seres humanos que lo habitan, viviendo en una superficie terrestre aproximáda de 748 mil km/2 sin considerar el territorio antártico.

Pensamos que así como resulta altamente atractivo para estudiantes, estudiosos y activistas el presente llamado, se debe ser también responsable y modesto con los objetivos. Habiendo también, como toda actividad humana, alto riesgo de pedantería, inherente a la condición humana, si este encuentro solo se conviertiese, en el mejor de los casos, en meras narrativas fuera de contextos políticos y socioecológicos. Esperámos que asi no lo sea y que haya consecuencia entre que hacer práctico y convocatoria . Tenemos la prueba en esta última es un abierto y claro llamado al debate, la reflexión, y hasta lo especulativo. Se debe tener muy en cuenta que lo expuesto institucionalmente penetra en el metabolismo humano y se expande a todo los rincones del planeta, creando áreas de un creciente interés, no sólo científico, sino político y ciudadano. cuestión que es urgente considerar desde todo los ámbitos del conocimiento, tanto en Chile como a nivel internacional.

Hay un aspecto que también llama la atención, que asoma y que deberíamos preguntarnos con ocasión del evento. Esto último y su relación con el mundo académico. Constatamos en nuestros desplazamientos por el mundo entero que se llevan a efecto diversos programas, cursos, encuentros, conferencias, seminarios ,etc y en donde, fuera de la academia, participan también grandes museos, donde todo los actores mencionados, curiosamente y en tiempos difíciles de obtener apoyos para eventos científicos y otros similares, en el caso del Antropoceno, éstos apoyos son puestos a disposicióne manera generosa, implicando en la mayoría de las oportunidades obtención de recursos frescos que provienen de instituciones y corporaciones que también, curiosamente, propagan la idea de un pensamiento otrora sustentable, que hoy se ha transformado en un capitalismo verde, de una casi mágica bio -ingeniería capaz de dar solución hasta los mismísimos ya franqueados límites planetarios.

Foto capitalismo verde

Las fallidas Conferencias de las Partes (COP), auspiciadas por el sistema de la ONU y grandes corporaciones son los máximos ejemplos de este ineficaz juego que, describimos más arriba, y que ha acabado y que acabará con todo ser humano vivo en el planeta.

Denunciamos hoy en Chile, la propagación, para condena de toda nuestra especie, la llamada resiliencia, concepto en boga que hasta el mismo organizador propaga y, pensamos lo seguirá haciendo hasta incorporar también en su retórica la existencia de hasta, un pensamiento resiliente… Será necesario un amplio y urgente debate al respecto en Chile que provenga de organizaciones ciudadanas, movimientos sociales, estudiantes , estudiosos y para eso pensamos que aquellas y aquellos que se sientan, y estén excluidos en esta oportunidad de este encuentro en el ECIM aúnen esfuerzos, ya es hora de hacerlo, contamos con apoyo, conocimientos y, por sobre todo voluntad política para tratar de alterar, aunque suene arrogante, el curso de nuestro planeta y la sobrevivencia de nuestra especie.

También constatamos, que se escribe profusamente sobre el Antropoceno. Hace pocos dias hemos escuchado en conferencia en el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN) en Madrid, al único cientifico de habla hispana, perteneciente al Anthropocene Working Group (AWG) con sede en el Reino Unido, Alejandro Cearreta, sobre el crecimiento exponencial de publicaciones y citados sobre el Antropoceno.

En Chile, por otra parte, se escribe proporcionalmente menos del Antropoceno que sobre el cambio climático, esto no es novedad, lo palpamos en Europa, EEUU y en el mundo Anglosajón. Por otra parte la prensa generalista, con algunas excepciones, escribe sobre el Antropoceno, sin embargo cuando lo hace, no llega a ser un tema que asocie, por ejemplo, la actividad humana, la huella ecológica, el tipo de humanidad que está en crisis, con un enfoque local, y por sobre todo como lo hemos expuesto, denunciando las verdaderas causas que han producido, y siguen produciendo, este enorme y trascendente cambio en la historia del planeta Tierra.

Para finalizar, algo que, ya hemos resaltado, y que resulta a mi modesto juicio, un verdadero nudo gordiano en el estudio e investigación antropologica de nuestra especie Homo sapiens; el Antropoceno, acuñado y difundido por anglosajones, occidentales, funda un nuevo paradigma científico en el cual habemos algunas y algunos interesadas e interesados que tiene la misma significación y resonancia del descubrimiento de Copérnico y la propagación de la teoría heliocentrista, como también lo ha sido la teoría de la evolución de Darwin, con la diferencia que luego de ser conocida ambas teorías, forman parte ya del legado de toda la humanidad.

No sucede así con el Antropoceno, que hasta el momento nos permite, al parecer, sólo especular desde un futuro, que anhelamos tener, hacia un presente, del aquí y el ahora al que chocamos a diario, así como lo constata la ciencia y lo grafíca como un planeta con toda sus formas de vida que choca con la biósfera, concluyendo con la génesis del Antropoceno. Ha quedado ya atrás el tiempo para el desarrollo, la sustentabilidad y la teorización, hasta donde quepa la resiliencia. Todo lo mencionado se ha acabado, si es que cada uno de esos conceptos fueron construidos o fabricados alguna vez, y antropocéntricamente consideradas, como alguna supuesta muestra de un paso adelante en el apasionante e inacabable hasta ahora proceso de hominización eso si, antes de la llegada del Antropoceno.

*1.- Jorge Riechmann en Ecosocialismo descalzo en el Siglo de la Gran Prueba. Viento Sur, Nro 150/Febrero 2017

“La actividad humana, pone al mundo y su existencia en una crisis permanente”

Alfonso E. Madrid, es Antropólogo y Académico, con estudios en la Universidad de Chile,  Universidad Autónoma de Madrid, Stockholms Universitet, Universidad de Uppsala, Univesidad de Gothemburg, Teologiska Hogskola y es un ilustre colaborador de OPAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *