Presionan a gobierno australiano y chileno, por extradición de ex agente represor

 

La comunidad chilena en Australia, inició una fuerte campaña para la extradición de Adriana Rivas, acusada por la justicia chilena de estar involucrada en secuestros, torturas y asesinatos

Aumentan las presiones al gobierno australiano, para que dé curso a la solicitud de extradición, que pesa sobre la chilena Adriana Rivas. Rivas está acusada por justicia de su país, de estar involucrada en secuestros, torturas y asesinatos, como agente de la temida policía secreta del ex dictador militar Augusto Pinochet, la DINA (Dirección de Inteligencia Nacional)

La ex agente Rivas, reside en Australia gracias a un acuerdo de cooperación secreto, entre la Inteligencia de ambos países, después del golpe de Estado en Chile.

.En enero de 2014, la Corte Suprema de Chile solicitó su extradición para que pudiera ser juzgada. Rivas alcanzó a estar detenida, despues de un viaje desde Australia, pero escapó mientras estaba bajo fianza. Al recibir la solicitud, el gobierno australiano pidió más información, la que llegó recién en Enero de este año y desde entonces, la comunidad chilena en Australia inició una fuerte campaña, que ha sido respaldada por varios diputados federales, llamando al gobierno australiano a conceder la solicitud con urgencia.

El diputado laborista Julian Hill, escribió esta semana al ministro de Justicia, Michael Keenan, pidiendo que la “fugitiva de la justicia” sea tratado con prioridad. En 2014, el fiscal general, Mark Dreyfus, presentó una petición de aproximadamente 600 miembros de la comunidad chilena pidiendo la extradición. La comunidad chilena también ha puesto en tela de juicio, el tibio actuar de la cancillería que dirige Heraldo Muñoz.

Durante la dictadura de Pinochet (1973-1990), miles de opositores políticos fueron secuestrados, torturados y asesinados. La DINA mantenía decenas de “centros de exterminio” secretos, donde los presos eran sometidos a violaciones, mutilaciones, electrocutamientos y las más aberrantes torturas.

Manuel Contreras y Adriana Rivas

Rivas fue secretaria personal del general Manuel Contreras, jefe de la DINA, hombre de confianza de Pinochet: Contreras falleció en 2015, cumpliendo una sentencia de 500 años por sus delitos. Testigos y víctmas de la dictadura, acusan que Rivas estuvo involucrada activamente en torturas y secuestros, en el Cuartel secreto “Simón Bolívar” de Santiago..

En una entrevista concedida a SBS en 2014, Rivas negó las acusaciones, pero expresó su apoyo a Contreras y describió la tortura como “necesaria” en su contexto para romper el silencio de la gente “porque los comunistas son cerrados”.

“¿Y tú crees que los Estados Unidos no hacen lo mismo, el mundo entero lo hace, silencioso, subterráneo, pero lo hacen, es la única manera de romper la gente, porque psicológicamente no hay método como una inyección para hacerte decir la verdad, no existe “, dijo.

La última ubicación conocida de Rivas en Australia, fue en una vivienda pública en Bondi. Aún se cree que está en Sydney, pero desde principios de 2016, su paradero específico no se conoce públicamente.

Rivas fue el tema de un documental, realizado por su sobrina, Lizzette Orozco. Quien grabó las entrevistas de Skype con su tía. En el documental, Rivas insiste que ella era simplemente una empleada que hacía su trabajo, que estaba consciente de los crímenes que se cometían, pero que no podía dejar su trabajo por que estaba amenazada .

Prensa Opal

El Trabajo de OPAL, está argumentado y contextualizado en la realidad de los pueblos de latino américa y es diametralmente opuesto a las líneas editoriales de los medios de comunicación, monopolizados por los poderes económicos y políticos.

Un comentario sobre “Presionan a gobierno australiano y chileno, por extradición de ex agente represor

  • el 26 junio, 2017 a las 15:39
    Permalink

    El Estado chileno es cómplice y protector de sus agentes mercenarios. JUICIO Y CASTIGO SIN BENEFICIOS. PARA QUE NUNCA MÁS EN CHILE.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *