Torturas y amenazas de la policía en montaje judicial a comuneros Mapuche

El día 30 de marzo del 2016, aproximadamente a las 3 de la mañana la policía de investigaciones de Chile PDI, por órdenes de la fiscalía de alta complejidad y del ministerio del interior, allanaron y detuvieron a 11 comuneros mapuche de la comuna de Padre las Casas, sector Lleupeko. Entre ellos se encuentran la machi Francisca Linconao (quien fue detenida por los mismos hechos y sobreseída por un delito de tenencia ilegal de armas en el año 2013, ya que se acreditó que el arma fue ingresada a su domicilio por un policía), José Trancal y Sergio Catrilaf quienes ya estuvieron en prisión preventiva por casi 1 año por la causa Turbus, dónde también se utilizó un testigo protegido, y Luis Tralcal, José Córdoba, Sabino Catrilaf, Hernán Catrilaf y Aurelio Catrilaf, entre otros.
Junto a ellos fue detenido Jose Peralino(en la foto de portada), quien en octubre del 2015 habría confesado su participación y la del resto de los detenidos en el incendio con resultado de muerte de los Luchsinger-Mackay, sin embargo frente al tribunal, declaró que esos dichos fueron realizados mediante la coacción del policía Vilches (quien ya ha sido denunciado en un recurso de amparo por acosar a personas para que declaren en contra de los mapuche) quien amenazó de muerte a su familia y novia y además le entregó dinero por hacerle la declaración.
Los hechos fueron catalogados como delitos terroristas, por lo cual arriesgan penas hasta de presidió perpetuo.
La defensa de los indígenas ha sostenido lo irregular de las pruebas, ya que se amenazó y torturó a una persona para obtener una declaración falsa, que extrañamente aparece a la luz 3 años después de los hechos y 6 meses después de la supuesta declaración.

Texto y Video : Ruda Audiovisual 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *