El Homenaje y Ultraje del Coronel Miguel Krassnoff Bassa.

Con preludio.

Entiendo que te gusta bucear, pero se sabe que eso conlleva sus peligros. Entonces, la próxima vez intenta subir a la superficie al ritmo que lo hacen las burbujas más pequeñas. De lo contrario, te dará otro derrame cerebral, porque debes tener un coágulo bastante notorio en la azotea, como para salir a darle un homenaje a tu padre, que es un gran admirador de la propiedad privada y tú estés usando y abusando de instrumento público, hecho que es un tanto contradictorio. ¿Logras captarlo, cierto? Porque ganando todo lo que ganas del erario público, si le organizaras una canonización a tu padre pero en forma privada, hasta se te podría tomar un poco en serio. Cuando escribo “serio” me refiero a que habría que hacerte un par de exámenes psiquiátricos en forma seria, aparte de exámenes de historia, ciencias sociales y lo inicuo del amaestramiento asnal de regimientos.

Obvio que se pueden tener opiniones distintas respecto a algo. Obvio que si hay una guerra, lamentablemente habrá que hacer lo que amerite la situación. Pero, por lo general se necesita: un ejército que se enfrenta a otro ejército o tropa armada o beligerante, y aun así, el código de ética militar indica que se debe tratar con dignidad a los prisioneros. En Chile, en el tiempo de Allende, no existió tal cosa. No hubo necesidad de mover destacamentos en contra de nadie. Lo sabemos.

Entonces, siguiendo la lógica de tu padre “ a veces es necesario torturar” ¿Te parece? No debe ser agradable entenderlo o saberlo, pero tu padre fue un carnicero despiadado. Un cobarde que la única vez que le hizo frente a alguien fue con armamento pesado y 100 contra 1 en San Miguel. Después lo demás fue un paseo por el infierno de su presencia. Se lo pasó electrocutando personas, ahorcándolas, quemándolas, y es desagradable seguir describiendo porque las líneas que redacto van dando arcadas ante el sólo nombre de tu progenitor coleccionista de genitales moreteados.
Es irónica la vida, los mismos rusos que me dieron instrucción TMM, son los mismos que hace un siglo atrás colgaron a tus parientes cosacos. ¿He ahí la génesis del trastorno psicopático familiar?
Te comento lo mismo que ya te han dicho varias veces tus cercanos. ¿Es necesario que duermas con la pistola debajo de la almohada o ponerla en el cajón del velador?

Sin preludio.

Cualesquiera sean nuestras diferencias, te aseguro que nadie actuará como el “Histórico Destacado Personaje” (Hdp) de tu padre, entrando en la noche como una rata de dientes afilados a quitarle el padre o la madre a alguien.
Si no te reconfortan mis palabras, y sabiendo que te gusta tanto mencionar la palabra “hombría”, procura atacarme de frente, que de frente te diré lo suyo.
Por lo menos intenta no dispararme por la espalda, torturarme o violarme igual a como tanto le gustaba a tu ídolo de intestinos contra el piso y entrañas en sus manos haciéndote cariño.

Me gustó el aplauso del pelotón de burros después, de tu discurso. Me hace reflexionar que el verdugo, cuando golpea el rostro de alguien, en su atormentada existencia, se imagina que el sonido, son aplausos a su heroica gesta de gentes amarradas.

Para Prensa Opal: Andrés Bianque Squadracci.

Anuncios

Escrito por prensaopal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s