Chile

La Rebelión de los Esclavos

(Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.)

Cansados de los abusos y la violencia física que a diario sufrían, los Esclavos se levantaron una mañana y primero se negaron a salir de los barracones, ante amenazas de guardias y capataces, se plantaron firmemente; luego rompieron sus cadenas, tomaron las herramientas de labranza y en conjunto se paran frente a los guardias. saliendo a enfrentarlos.  

Los Capataces amenazan con penas de muerte, castigos y latigazos. Los esfuerzos de volver a la normalidad se vuelven infructuosos, los Esclavos se apoyan entre ellos y se dan fuerzas para mantenerse en rebeldía.

Ya a media mañana, sin poder restablecer el orden, los capataces ordenan a los guardias que ataquen a los sublevados.

A pesar de tener el monopolio de las armas y haber sido entrenados en el control de los Esclavos, mas se vieron superados por la decisión, fuerza conjunta y la cantidad de esclavos con herramientas de trabajo en sus manos, dispuestos enfrentarlos pagando con sus propias vidas.

El enfrentamiento fue sangriento, esclavos mutilados, muertos y heridos, sin embargo los Guardias no pudieron frente a la fuerza y unidad con que los Esclavos los enfrentaron.

Los Esclavos ante la victoria obtenida pasan a la ofensiva.  Con antorchas encendidas, cayendo la noche, avanzan a lo terrenos que ocupan capataces y guardias.

El terror cunde, mujeres y niños corren despavoridos ante el avance de Esclavos, ancianos, hombres, mujeres y niños, que con antorchas en mano iluminan el camino, se ven amenazante ante los Capataces, Guardias, familias y su escuálidas propiedades.   Algunos de los Esclavos, mayormente lo que estaban al servicio de Capataces o en la casa del Amo y Señor, manifestaban sus aprensiones, “que se debía mantener la calma”, “que la violencia solo traía más violencia”, “que se debía mantener el orden”, “que pasaría luego”, manteniéndose a distancia detrás de los que sí estaban dispuestos a donar su vida.

Capataces y Guardias, tratan de detenerlos, pero al amanecer el miedo profundo, se hace cuerpo en aquellos, que hasta hacía poco eran los más fieros y terribles celadores de las propiedades del Amo.

Tempranamente, al otro día llega al oído dela Amo y Señor, las noticias de la Rebelión de los Esclavos y decide tomar cartas en el asunto.

Montado en su caballo blanco, alhajado con aparejos dorados y el vestido de su túnica blanca con bordados de oros y piedras preciosas, solo acompañado de un par de jinetes de su guardia personal, llega a las tierras donde Esclavos y Celadores se enfrentaban.

La sola llegada, arriba del corcel, del Amo y Señor, provocó un silencio estremecedor, silencio que duró una eternidad mientras paseaba frente a todos.

Con solo un látigo en la mano, fustigó al aire y con profunda y calma voz lanzo al aire:

“Bestias vociferantes, volved en silencio a vuestros barracones de inmediato, vuestro Amo y Señor se los ordena,volved al lugar que les pertenece y que los Dioses les han designado.  

El Orden se ha restablecido, ustedes esclavos son y sus hijos y los hijos de sus hijos lo serán.  

Volved a vuestros barracones, orad y pedid perdón a los dioses,por tamaña desobediencia, dad las gracias por el pan, el techo y el trabajo que se les concede y por perdonarles la existencia.”

Y con la misma calma y no menos amenazante, se dirige a Capataces y Guardias:

Y ustedes, Bestias incapaces, levantad vuestras espadas y conducid a estas bestias descarriadas a sus límites.  

Secad esas lágrimas miserables de vuestros ojos y dad las gracias a los Dioses, de no ser enviados a los mismo barracones de los Esclavos.  

Agradeced los privilegios que tienen acceso y servid a vuestro Amo y Señor como se les comanda y ordena.  

Servid y proteged los bienes de vuestro Amo y Señor, pues son designios directos de los Dioses, quienes se los indican.

Los Esclavos bajaron las herramientas de labranza y bajaron las miradas, dieron vuelta sobre sus pasos y en profundo silencio, doloroso silencio, dieron camino de regreso a sus Barracones, pensando en que aún con su Rebelión, en el fondo aún comportaban el esclavo y que necesitaban romper algo más que cadenas de metal.

El Señor liberó a los Esclavos de Servicio, con ellos reemplazo Guardias y Capataces muertos en la refriega y les ordeno ejecutar a los Esclavos que habían liderado la Rebelión.   Ellos agradecidos de sus nuevas posiciones no dudaron en entregar a quienes eran sus pares, haciendo gala de su nuevo poder.

Con el correr de los años, los nuevos Amos y Señores, se dieron cuenta que sostener sus esclavos atentaba contra sus Riquezas.   Los Esclavos eran propiedades y por lo tanto debían cuidar de sus propiedades, cada muerto significaba perdida, cada enfermo igual, comida y abrigo, lo suficiente para que produjesen ganancias era un costo para los señores.

Así es que primero les “dieron” la Libertad y con ello cada cual debía proveerse de sustento, salud y techo.   Como nada tenían, pues todo era de los Señores, debían vender lo único que poseían, su fuerza y existencia.

Esta se tranzó en un Mercado donde los Señores ponían los precios, les vendían la comida, la medicina, el techo para guarecerse, y los productos que necesitaran los nuevos “Trabajadores”.   Como el intercambio siempre fue desigual, los trabajadores comenzaron a hipotecar sus existencias, con créditos impagables.    Pero trabajadores sin trabajo habían muchos, sobraban y esperaban ser contratados en un pacto de muerte.    Los Señores ya no eran responsables de los Esclavos, pues eran Trabajadores.

Los trabajadores  llegaban a las putrefactas ciudades, huyendo del hambre y el frío de los campos, que aún eran dominados por los antiguos Amos y Señores. Para vivir bajo el Orden de los Seños y Amos de las ciudades.

Los Dioses se habían reunidos en uno solo, en el Gran Poderoso, Dios que aseguraba una vida eterna de pleno júbilo a su lado, se podía y debía sufrir en la Tierra, pues en los Reinos de los cielos encontrarían la Felicidad plena.

            El Gran Poderoso, que había creado el Universo, había creado el Orden, un orden natural y divino, incuestionable y eterno.

            Junto a los trabajadores, aparecieron comerciante, fabricantes y estos cuestionaban la imposibilidad de tomar decisiones, cuestionaban el Orden que poco espacio les daban Amos y Señores.

            Así es que luego de varias revueltas y revoluciones, es como inventaron una nueva forma, “La Democracia”, un nuevo Orden que cambiaba Todo para no cambiar Nada.  

Inventaron La República y La Democracia, inventaron el Voto y la Ilusión de que todos eran iguales y que todos podían elegir, por supuesto, todos eran los hombres pues las mujeres no eran parte del todos.    Eran iguales, pero hay algunos más iguales que otros.

            Luego de años de engaños las mujeres conquistaron su derecho de votar en esta Ilusión, pero no eran representadas por mujeres sino por hombres.

Finalmente los Señores no necesitan ser representados por pares, para ello compraban y pagaban a los antiguos Esclavos de Servicios, para que los representaran en el Espectáculo de la Democracia, donde los trabajadores (es decir todos aquellos que deben vender su fuerza de trabajo e hipotecar su existencia, para poder existir, más no vivir) participan y votan por los representantes de los Señores, ahora llamados Clase Política.

Y en ese Espectáculo de Comedia, que aún estamos protagonizando, elegimos a nuestros verdugos.

Hoy día, hace algunas semanas, Los Esclavos-Trabajadores-Ciudadanos-Consumidores-Usuarios, detonados por el arrojo y valiente audacia, que da la juventud más tierna y preclara, despertó de una modorra de 30 años y se lanzo en otra Rebelión.

El rechazo a todas las Instituciones del Estado Opresor, fue el signo.    La Calle es el escenario, la Plaza fue el Punto de Encuentro y Reconocimiento.    El Gobierno incapaz de escuchar y leer los muros de las ciudades, el responsable de la represión desmedida y sanguinaria. La FF.AA., de Orden y Seguridad los ejecutores. Los periódicos, radios y la televisión los cómplices y articuladores de la desinformación.

La Justicia, cómplice y silenciosa, junto a las Iglesias del Gran Poderoso.

Los Legisladores en un inicio silenciosos y cómplices, hasta que el 15 de noviembre de 2019, se cruzan en la agenda, que hasta ese momento era conducido por las Asambleas Autoconvocadas y los Movimientos Sociales, luego de un pacto entre cuatro paredes, de la cocina del poder real, pactan un “Acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución”.   Los Esclavos de Servicio, devenidos en Clase Política, celebran y se regodean con el Acuerdo, hacen gala de la “Democracia”, de “los demócratas” y “democratitos”.    Aprueban legislaciones para perseguir a los que ocupan la calle y las leyes que solo profundizan el Orden sagrado y natural.

Mientras algunos Esclavos-Trabajadores-Ciudadanos inocentemente creen y se apuran en abandonar la posibilidad de una Asamblea Constituyente emanada desde la Calle y las Plazas, que escale a nivel de pueblos y naciones que componen esta República llamada Chile,  se aventuran a unas elecciones de “Convencionales”, que se representan así mismos, sin ninguna obligatoriedad vinculante con sus electores, en un sistema que los único claro es que es el mismo que permite que los Partidos Políticos se sigan representando, siempre bajo las órdenes y el dinero de los Señores.

Esta Rebelión en curso no puede ser nuevamente la de los Esclavos, esta Rebelión hoy debe ser distinta, no puede tener cadenas.   Debe ser :

“La Rebelión de los Liberados”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .