Chile

Le llaman democracia y no lo es

Las máquinas neocapitalistas ya prendieron un nuevo amanecer en que teóricamente entramos a la destitución formal de la Constitución piñechetista, pero, aún la Convención Constitucional a elegir en abril de 2021 tiene sus vicios.

1.-La Piñechetist Company

No se derrumba porque rechazan su Constitución en las calles y en las urnas.

En entrevista con Mónica Rincón, a Sebastián Piñera se le sale que este proceso, para él, en el fondo, no es más que una ‘reforma a la Constitución’, y, luego, reafirma su intención de ‘fortalecer y crear más empleos’. Nada nuevo.

Sabe que un día después del Plebiscito Reconstituyente amarrado a las trampas de su vieja Constitución sigue rigiendo los estándares y protocolos de vida.

Las máquinas neocapitalistas ya prendieron un nuevo amanecer en que teóricamente entramos a la destitución formal de la Constitución piñechetista, pero, aún la Convención Constitucional a elegir en abril de 2021 tiene sus vicios.

Las castas políticas y empresariales miraban la construcción revolucionaria como pura destrucción en las calles, y, de manera exprés, propusieron internar al país en la rehabilitación lenta mediante una Convención Convencional.

¿Habrán aprendido algo de lo que fue el borrón y cuenta nueva de la Constitución de Pinochet, Guzmán y su Comisión?

2.-Chao a la Constitución de Pinochet

Dicen los titulares internacionales al ganar el Apruebo y la Convención Constitucional con casi un 80% en el Plebiscito de este 25 de octubre de 2020.

‘Chao a la Constitución Piñechetista’ diría yo parafraseando el post de Camilo Catrillanca en Facebook allá por el 11 de septiembre de 2012.

Pero: ¿Chao? ¿Realmente? ¿Qué nos asegura esto respecto al piñechetismo que querrá seguir pasando máquina con o sin su Constitución?

Burla en la cara de la gente es que medios nacionales hablen de Nano Calderón yendo de una cárcel a una clínica para de cumplir su medida cautelar, y, sin ningún empacho, no mencionen palabra sobre las presas y los presos de este Proceso Destituyente.

Sus familiares marchan hoy pidiendo visitarles y su pronta liberación.

Y ni hablar de las mutilaciones multiestésicas como la de Fabiola Campillai, quien recibió el impacto de una lacrimógena estallando sus ojos, y, además, dejándola con casi nada de olfato, gusto y audición.

Les suena mejor reportear a Carabineros interceptar y detener saqueos a modo de violencia residual dentro de su ‘democracia ejemplar’; pero, nunca aportar algo concreto para que las hambres del sistema paren.

Memorias, algarabías y celebraciones se me aparecen combinadas con unas lluvias que limpian Chile y anuncian los frentes de buen tiempo que se avecinan.

3.-Fénix

‘RENACE’ escribe Delight Lab en la Torre Telefónica de Plaza Dignidad, mientras se escucha ‘Chile despertó’ y ‘Piñera asesino igual que Pinochet’. Veo un rato el Youtube de Galería Cima desde Chillancito.

¿Qué nace? ¿Qué renace? ¿Renace Chile en la redacción de una Constitucion Política? ¿Qué nos debería significa eso?

Chile se dio la oportunidad de ser un Fenix que renace de las cenizas del neoliberalismo pandémico y lo hizo -nuevamente- a través de la letra.

Entonces: ¿Cómo hacer para que este Fenix escriba en común? ¿Cómo esta Convención Constitucional se las verá para hacer una escritura realmente en común, si está tan rigidizada por el presidencialismo partidista, y, más encima, nació bajo un año de toque de queda en Estado de Excepción Constitucional, entre el de Emergencia por revuelta y el de Catástrofe por pandemia?

4.-La desjaimeguzmanización

Ha sido larga e interinstitucional, pero, así y todo -al parecer- va tomando, poco a poco, el camino de luchas y memorias, incluso, cuando la ‘democracia’ quisiera comerse cual torta a nuestra amada revolución.

5.-Lápiz azul

Hace ya tiempo que no escribo ni firmo con azul, sino, con negro y rojo.

A mi modo de ver, el vínculo entre la revuelta del 2019 y las urnas del 2020 es bastante débil: ¿Cómo establecer acuerdos y leyes con amistades en la cárcel o muertas, algunas, ni siquiera hace un año?

¿‘Celebrar’ en las calles y plazas donde les asesinó el Ejército y Carabineros?

Como entre pistola y pared, la misma Constitución de ayer, el mismo toque de queda de ayer, y el mismo Estado de Excepción de ayer siguen normando hoy.

El lápiz azul lo olvida. Mejor dicho: el lápiz azul no puede escribir, por ejemplo, que, luego del ‘Acuerdo’ neotransicional, se reforzó a la Constitución destituida en su lado más punitivo, con el permanente pase gol de toda la izquierda institucional, al crear la Ley Antibarricadas, o las nuevas leyes de inteligencia, a la par de no haber parado nunca de encarcelar y asesinar la juventud combatiente.

De todo eso, nada puede hablar el círculo demócrata-electoralista del lápiz azul.

Por : Jorge Gutiérrez Pizarro

El Autor Nace en Coquimbo el año 1991. Escritor y Docente de Filosofía. Desde el 2016 pertenece al colectivo de performance Proyecto Ágora Viva. En diciembre de 2019 publica el libro Pero grullo tan gente y próximamente publicará un nuevo compilado de textos políticos llamado Quincha. En la actualidad reside en Chillancito, Ñuble.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .