Sin categoría

Terremoto a gran escala en la Política Tradicional chilena

Las consecuencias de un terremoto no se hacen evidentes inmediatamente. Lleva tiempo evaluar los daños, comprender cabalmente el desastre.

Cuando la presión social del pueblo, toca los intereses del Poder Económico, tiemblan los cimientos del Poder Político

Escribe Gloria Clavero A.

El sismo de gran magnitud se sintió en todo el territorio, golpeando fuertemente la Quinta Región y la Región Metropolitana. Santiago y Valparaíso fueron dos de los epicentros donde el movimiento remeció con gran intensidad, golpeando con rabia los inmensos edificios políticos de la Clase Dominante considerados antisísmicos…

Los estudiosos de este tipo de eventos, que se producen cada 100 años en el mismo corazón del sistema, comentan que quizás esta actividad político telúrica sucedida en nuestro país es inédita en el mundo dado que las capas geológicas de la política partidista y de la política del Poder Económico, unidas siempre por sus intereses comunes, horadaron de tal manera la tierra de las gentes desheredadas del bienestar que dejaron a la vista de todo Chile y de gran parte del planeta la siniestra desigualdad del terreno social en que se desarrolla, desde hace 200 años, la Lucha de Clases en el Fin del Mundo.

El sismo de grado superlativo colocó las energías de la Lucha del pueblo delante mismo de la sinrazón del Poder Político. Estas capas tectónicas de la realidad chilena nunca se habían chocado de frente… Los geólogos políticos aseguran que las réplicas continuarán, al menos, hasta enero-febrero de 2022, y no descartan que a partir de esa fecha comiencen a despertarse todos los volcanes de nuestra geografía poli-telúrica…

Tenemos que destacar que los dueños de los poderosos edificios dañados han intentado salvar los muebles, buscando refugio en dos casas –marginadas por estos mismos señores– de la arquitectura política nacional. La casa más vieja ha sido remodelada por sus dueños, que han intentado quitarle las telarañas atrapantes de una nomenclatura ajena a la realidad sociopolítica actual, aunque sus aparentemente indestructibles cimientos siguen sosteniendo esa vetusta construcción.

El departamento más nuevo, tiene apenas cuatro años, aunque su construcción tardó unos seis en levantarse. Los amos de estas dos viviendas han abierto un pasillo para comunicarse con la intención, al parecer, de diseñar una Gran Casa en que quepan las nuevas construcciones, la de las “Maestras y Maestros Chasquilla”, las gentes emergidas de la Rebelión Política de Pueblo Llano, cuya casa siempre fue la calle, las plazas, los campamentos, los barrios, las quebradas, los cerros… Gentes sencillas, humildes, que sin esperarlo pero, inconscientemente, deseándolo hoy, son el centro de los epicentros de este gran sismo…

Nos gustaría saber que sucederá con la pequeñísima habitación que el Poder de los Poderosos, cuyos potentes edificios están hoy prácticamente en el suelo, les dejó a los 17 representantes de los Pueblos Originarios en la “Convención Constitucional”.

¿Qué pasará con estas gentes? ¿Qué pasará con los Mapuche y su lucha de más de 300 años…? ¿Qué sucederá con estas gentes, descendientes de “Culturas Milenarias” que estaban mucho antes de la llegada de los conquistadores en este suelo chileno?

Lo cierto es qué la convención que va camino de convertirse en una “Asamblea Constituyente”, se ve muy interesante, pues por la diversidad parece un Cité, por ponerlo, arquitectónicamente hablando, más elegante. Pero puede llegar a ser un conventillo, dependiendo de quienes cobren el arriendo.

Adoro los conventillos, es lo más parecido a una “democracia”…

La última noticia producida anoche es algo vergonzosa para los Poderosos, que vieron sus enormes casas con el palo mayor en el suelo y con las vigas a punto de caerse… Esta gente de la “realeza de la arquitectura política” rasga hoy sus vestiduras porque el tata y el nieto les hacen la “desconocida”, y parece que no los quieren en “su casa”…

Según lo que cuentan los medios estos señores, y algunas señoras, se sienten como “echados a la calle” por no pagar el precio que les exigen por el arriendo… Y esto no es lo peor: lo más penoso es que esta gente que se llama de “Izquierda” forma parte de la elite de la Clase Política, y siempre ha apoyado a la Derecha Tradicional votando en contra de las Políticas que favorezcan a la gente sencilla.

Lo último merece un voto de asco de toda la gente decente: se negaron a votar favorablemente por el impuesto a los “súper ricos”.

Último minuto: sigue temblando. Se empieza a escuchar el lastimero “Sálvese quien pueda”. El reloj del tiempo está tocando la hora del pueblo…

Enviado por diario electrónico POLITIKA

Deja un comentario

× ¿Cómo puedo ayudarte?
A %d blogueros les gusta esto: