Chile

PAPELUCHO CONSTITUYENTE

La llave la tienen los reaccionarios, los títeres del poder de facto: sin necesidad de conseguir el poder de veto, apelarán constantemente atentados a la soberanía y faltas al reglamento... y, como siempre, serán dueños de la razón.

No queremos representatividad //
Ellos están haciendo
lo que al comienzo se pactó.

JORGE GONZALEZ

Somos prehistoria que tendrá el futuro.

SILVIO RODRIGUEZ

En conclusión, las llaves de la constituyente ya fueron entregadas y bienvenidas tal como Sauron entregó los anillos de poder por toda la diversidad de la Tierra Media, engañado a todos; en secreto forjó el anillo único: un anillo para gobernarlos a todos. Un cerrojo para aherrojar el modelo de Pinochet y atarnos en las tinieblas.

Igual, o quizás más significativo, fue el claustro constituyente de diciembre de 2019 (presidida por un UDI). Nadie los eligió, pero engrillaron maquiavélicamente todo el debate por venir: se impuso la razón de Estado para cristalizar el sistema político concebido por Guzmán y se refrendó supraconstitucionalmente la incólume libertad económica: fin de lucro y Estado subsidiario; sus principales dogmas. Todo ello en un solo golpe de timón, en una simple y humilde reforma constitucional. Todo refrendado por un añejo grupúsculo de partidos políticos de todos los sectores, disfrazados de recambio y apelando al nunca mal ponderado populismo.

La llave la tienen los reaccionarios, los títeres del poder de facto: sin necesidad de conseguir el poder de veto, apelarán constantemente atentados a la soberanía y faltas al reglamento… y, como siempre, serán dueños de la razón. A estos signos se debe poner atención para que el producto no se convierta en un mero papelucho constituyente; así mismo, debe ser acompañado por un gobierno y parlamento coherente con el trabajo de las y los convencionales. Esta tarea debe realizarla sobre todo el parlamento que surja de las elecciones de noviembre de este año. Ese nuevo parlamento, con un ideal de soberanía popular, debe remover los grilletes pactados por los partidos políticos del acuerdo de noviembre del 2019. Esa es la tarea, la que Gabriel Boric tildó de bizantina, inútil; porque sabe que el cerrojo solo puede ser abierto por los amos de llaves, ocultos en las sombras, y eso nunca pasará. Si la discusión es bizantina, es solo por su propia actitud y la de quienes pactaron un proceso lleno de cerrojos y cartas marcadas, ellos son los reaccionarios y sectarios.

Por eso existimos quienes no confiamos ni tantito así. Ayer, 4 de Julio, no fue un momento histórico, sino un momento prehistórico en el peor sentido de la palabra: incivilizado, mediático y, además, impopular; fue la mera prehistoria de un proceso verdaderamente revolucionario, que se cuaja, no gracias a la bondad de los señores del fundo llamado Chile para con los peones del tablero constituyente (que jugaran cartas marcadas), sino que se cuaja en la periferia de ese falso ritual de empoderamiento del que hemos sido testigos.

Dios nos libre definitivamente de Pinochet a todos/as.

Por Cristián Villanueva Acevedo

Deja un comentario

× ¿Cómo puedo ayudarte?
A %d blogueros les gusta esto: