Blogs y opinión

Fabiola y Gustavo, los queremos congresistas

Ustedes representan a millones de rostros, millones de miradas y voces y realidades históricamente ignoradas por parte de las élites y sus guardianes, en esta comarca llamada Chile.

Los queremos allí, ¡en el Congreso, en el Legislativo que viene! Para que de verdad y por primera vez nazca entre nosotr@s por fin un nuevo Chile o un Chile nuevo. Para que la revisión y redefinición del Pacto Social que toma forma por estos días en l@s constituyentes del 80% del “Apruebo” -gracias al estallido social del 18 de octubre del 2019- emerja en sintonía con las leyes que se dictarán desde el nuevo Congreso, o sea mirando sus rostros, oyendo sus voces. Y no sólo por la deuda eterna que Chile tiene con ustedes sino porque, si el nuevo Chile que nace lo hace mirando sus ojos y sus rostros, escuchando sus voces, la “nueva casa de tod@s”, la “declaración de la voluntad soberana” (forma en que define la LEY nuestro Código Civil), un país entero emergerá no desde la indolencia y la invisibilización histórica de las víctimas y l@s sufrientes históric@s del país, sino desde lo que ustedes, herman@s míos, simbolizan y representan.

Ustedes representan a esas víctimas y sufrientes, a millones de rostros,  millones de miradas y voces y realidades históricamente ignorados por parte de las élites y por sus guardianes en esta comarca llamada Chile; rostros, miradas, voces y realidades humanas que han sido históricamente desprotegidas y acalladas, impúdicamente, por esa élite y sus guardianes; por el establishment, por los cuatro poderes, por una justicia injusta y cómplice, incluyendo en esa complicidad las mentiras y omisiones que se han encargado de construir e  instalar los vencedores y los medios oficiales y oficiosos desde que se fundó esta comarca; mentiras y omisiones con las que se nos viene  bombardeando desde el aplastamiento inmisericorde de los pueblos originarios a manos de la cruz desde el siglo XVI, de la “ciencia”, la “razón”, el “progreso”, la “modernización”, la supuesta “libertad de elegir” luego del golpe de Estado de 1973, por la “superioridad” del Occidente “ilustrado”, “republicano”, “civilizado y civilizador”; es decir siglo tras siglo, década tras década, día tras día, sin pudor, sin memoria, sin empatía y sin vergüenza alguna.

Gustavo y Fabiola, los queremos allí, en el Legislativo, en tanto ustedes son y serán los recordatorios vivientes de que todas las vidas, todas las voces, todos los rostros y todas las miradas importan y merecen absoluto respeto; pues ustedes  serán en el nuevo Congreso un mandamiento para un país, serán nuestro veredicto de justicia imperativa permanente en contra de ese sistema estatal de injusticias que mutila y encarcela la pobreza y la protesta social pero que “condena” a clases de ética y firma mensual a los intocables de este país vendido por los pinochetistas negacionistas y los “demócratas renovados” desde antes y después del retorno a la “democracia” de los 90; sistema estatal de injusticias que regala una firma bimensual y “arresto domiciliario” a la totalidad de esos policías que se cebaron en las calles durante el estallido social del 2019 desangrando vidas, voces, miradas, ojos, realidades humanas históricamente ignoradas por las élites; en fin, sueños desarmados, inocentes e indefensos.


¡Que alguien nos indique dónde hay que firmar para que vuestra presencia nos honre y nos represente allí en el Congreso! Para que vuestros nombres y rostros hagan arder, como dos llamas quemantes, los protocolos acartonados y sacralizados de esa élite política de rostros políticos cien veces repetidos cuya hipocresía, tradicionalmente cómplice, es la misma que define al Ejecutivo de hoy y a la Judicatura que castiga con cárcel a no pocos herman@s jóvenes por salir el 2019 y 2020 a las calles a soñar y a gritar “Chile despertó”; instituciones que –lo dicen 4 informes internacionales- amparan hasta hoy la impunidad de los sacaojos, de los Maturana, de tanquetas reventando cuerpos, de zorrillos que no arrojan agua sino químicos venenosos, de carniceros tipo Crespo.

Parafraseando al notable filósofo Walter Benjamin:  Las elecciones de congresistas que se nos vienen en Chile en noviembre de este año no serán inocentes si no incluimos las voces de las víctimas, esto es, si nuestro voto no es impulsado desde “la memoria del sufrimiento anterior”, desde la necesidad de justicia y –esta vez sí que sí, y por primera vez en nuestra historia republicana de postdictadura- desde y para el “Nunca Más Definitivo-Definitivo”.

Fabiola y Gustavo, en definitiva, los queremos allí, en el Congreso, en el Legislativo que se nos viene; porque, dado que en $hile no existe JUSTICIA para miles y miles, vuestra presencia en el Congreso será la única manera de pasarles la cuenta a los perversos que avalaron y ejecutaron la mutilación impune y cruel de sus ojos; mismos perversos sacaojos que dejaron, al amparo de este gobierno, de sus guardianes y su Judicatura, a no poc@s herman@s muert@s y vejad@s en comisarías y a más de 400 seres humanos mutilad@s por salir esa vez a cantar a las calles “despertó, despertó, Chile despertó”.

Por Noé Bastías, Profe de filosofía, Santiago de $hile

1 comentario

  1. 𝔼𝕝 ℙ𝕦𝕖𝕓𝕝𝕠 𝕀𝕟𝕗𝕠𝕣𝕞𝕒
    @EPInforma
    ·
    Fabiola Campillai logra Juntar 15.000 Firmas, 1000 más de las necesarias para Inscribirse. Fabiola irá como Candidata al Senado por la Región Metropolitana.

Deja un comentario

× ¿Cómo puedo ayudarte?
A %d blogueros les gusta esto: