Análisis Internacional

Ana Belén Montes: Homenajeada en Cuba y condenada por Washington.

La conciencia y dignidad por sobre el riesgo a su propia Libertad, Ana Belén Montes. Reproducción.

Autor: Al Mayadeen,  fuente: The Gray Zone, 7 Enero.

El 8 de enero de 2023 Estados Unidos tiene que liberar a un preso federal que es conocido como uno de sus más notables opositores al trato a Cuba desde su revolución. Ella es Ana Belén Montes, y será liberada luego de más de 21 años en una prisión militar federal.

Fue una alta funcionaria sobre América Latina en la Agencia de Inteligencia de la Defensa (DIA) quien, únicamente por convicción moral, entregó a Cuba información sobre planes y operaciones militares ultrasecretas de Estados Unidos. Sin arrepentirse en su juicio, se defendió diciendo: “Obedecí a mi conciencia antes que a la ley…Me sentí moralmente obligada a ayudar a la isla a defenderse de nuestros esfuerzos por imponerle nuestros valores y nuestro sistema político”.

Ana Belén es una de los muchos estadounidenses que han tomado una postura moral en oposición a las acciones de su gobierno, y que posteriormente fueron perseguidos como traidores o espías. Edward Snowden fue otra de esas figuras, habiendo expuesto cómo la Agencia de Seguridad Nacional está espiando a la población estadounidense ya los líderes de otros países. En lugar de pasar gran parte de su vida en una prisión federal, Snowden optó por vivir en el exilio en Rusia.

Si bien el movimiento estadounidense en defensa de Cuba no abanderó el caso de Ana Belén como en la muy similar situación de los Cinco Cubanos, en Cuba se la reconoce como una heroína. En 2016, el afamado cantautor cubano Silvio Rodríguez le dedicó una canción en la que explicaba: “La prisionera que mencioné ayer… es Ana Belén Montes y era una alta funcionaria de los servicios secretos de Estados Unidos. Cuando ella sabía que le iban a hacer algo malo a Cuba, nos pasaba la información. Por eso está cumpliendo una condena de décadas… Mucho mal no nos pasó por ella. Libertad para ella.»

Ana Belén no recibió ningún dinero de Cuba por sus 16 años de trabajo. Conociendo los terribles riesgos que enfrentaba, actuó por creer en la justicia y la solidaridad con Cuba. Durante más de 60 años, el país ha sufrido bajo un bloqueo estadounidense, condenado repetidamente por las Naciones Unidas , impuesto en represalia por elegir la soberanía nacional sobre el estatus neocolonial continuo. Estados Unidos apoyó el terrorismo por Estados Unidos contra Cuba que  ha matado a 3 mil 478 y causado 2 mil 99 lesiones incapacitantes a lo largo de los años.

Uno de los cargos presentados contra Ana Belén fue haber ayudado a asegurar a Bill Clinton y George W. Bush que Cuba no representaba una amenaza militar para los EE. UU. y, por lo tanto, contribuyó a evitar otra guerra de cambio de régimen en los EE. UU. que habría significado la muerte de innumerables cubanos. También reconoció haber revelado las identidades de cuatro oficiales de inteligencia encubiertos estadounidenses que trabajan en Cuba.

 Ana proviene de una familia de federales

Nacida en Alemania Occidental el 28 de febrero de 1957, ciudadana puertorriqueña de los Estados Unidos y alta funcionaria de la Agencia de Inteligencia de la Defensa, Ana Belén fue condenada como espía por alertar a Cuba de los planes injerencistas que se preparaban contra el país.

En 1984, mientras trabajaba como oficinista en el Departamento de Justicia, Ana Belén inició su relación con la seguridad cubana. Luego solicitó un trabajo en la DIA, la agencia responsable de la inteligencia militar extranjera ante el Secretario de Defensa y el Estado Mayor Conjunto. La DIA la contrató en 1985 hasta su arresto laboral 16 años después. Se convirtió en especialista en asuntos militares latinoamericanos, fue analista principal de la DIA sobre El Salvador y Nicaragua, y luego sobre Cuba.

Por sus habilidades, Ana Belén se hizo conocida en los círculos de inteligencia estadounidenses como “la Reina de Cuba”. Su trabajo y contribuciones fueron tan valorados que obtuvo diez reconocimientos especiales, incluido el Certificado de Distinción, el tercer premio de inteligencia más alto a nivel nacional. El propio director de la CIA, George Tenet, se lo presentó en 1997.

“Obtuvo acceso a cientos de miles de documentos clasificados , generalmente almorzando en su escritorio absorta en la memorización silenciosa de página tras página de los últimos informes”, que luego escribiría en su casa y enviaría a Cuba.

Evitando la captura por discreción, hasta que llegó la intercepción

El 23 de febrero de 1996, el Ministerio de Defensa de Cuba solicitó al contraalmirante estadounidense Eugene Carroll, que estaba de visita, advertir a los aviones de Hermanos al Rescate de Miami que planeaban sobrevolar nuevamente La Habana. Carroll informó de inmediato al Departamento de Estado.

En lugar de poner fin a las provocaciones, Estados Unidos dejó volar los aviones, y al día siguiente dos aviones de “Hermanos al Rescate” fueron derribados sobre Cuba. Estados Unidos aprovechó el estallido para sabotear la creciente campaña para moderar el bloqueo estadounidense a la isla. La funcionaria estadounidense que arregló la reunión del almirante Carroll fue Ana Belén. Se aceptó su explicación de que se eligió la fecha sólo porque era una fecha libre en el programa del Almirante.

Sin embargo, un colega de la DIA le informó a un oficial de seguridad que sentía que Ana Belén podría estar bajo la influencia de la inteligencia cubana. Él la entrevistó, pero ella no admitió nada. Pasó una prueba de polígrafo.

Ana Belén tuvo acceso a prácticamente todo lo que la comunidad de inteligencia recolectó sobre Cuba y ayudó a redactar los informes finales. Por su rango, integró el supersecreto “grupo de trabajo interinstitucional sobre Cuba”, que reúne a los principales analistas de agencias federales, como la CIA, el Departamento de Estado y la propia Casa Blanca.

The Washington Post informó: “Ella ahora estaba informando al Estado Mayor Conjunto, al Consejo de Seguridad Nacional e incluso al presidente de Nicaragua sobre las capacidades militares cubanas. Ayudó a redactar un controvertido informe del Pentágono que afirmaba que Cuba tenía una ‘capacidad limitada’ para dañar a los Estados Unidos y que solo podía representar un peligro para los ciudadanos estadounidenses ‘bajo algunas circunstancias’”.

Rolando Sarraff Trujillo, un agente estadounidense en el Ministerio del Interior de Cuba que el gobierno de la Habana había descubierto y encarcelado, fue liberado y canjeado por tres de los 5 cubanos en 2014. Había “proporcionado información crítica que condujo al arresto de los conocidos como “los Cinco”, del ex funcionario del Departamento de Estado Walter Kendall Myers y su esposa, Gwendolyn Steingraber Myers; y de la principal analista de Cuba de la Agencia de Inteligencia de Defensa, Ana Belén Montes”.

En 1999 la Agencia de Seguridad Nacional interceptó una comunicación cubana. Reveló a un espía alto en la jerarquía, que estaba asociado con el sistema informático SAFE de DIA. Significaba que el espía probablemente formaba parte del personal de la DIA. El sospechoso también había viajado a la Bahía de Guantánamo en julio de 1996. Coincidentemente, Ana Belén trabajaba en la DIA y había viajado a la Bahía por asuntos de la DIA. La espía estaba usando una computadora portátil Toshiba y se descubrió que tenía una. Se tomó la decisión de irrumpir en su apartamento y copiar el disco duro.

Dado que el caso que se estaba armando indicaba que ella estaba brindando información a Cuba, fue arrestada por agentes del FBI el 21 de septiembre de 2001 mientras se encontraba en su oficina de la DIA. Fue acusada de conspiración para cometer espionaje para Cuba. Ella le dijo a los investigadores después de su arresto que una semana antes se había enterado de que estaba bajo vigilancia. Podría haber decidido entonces huir a Cuba, y probablemente habría llegado allí a salvo”. Pero su compromiso político la hizo sentir que “no podía renunciar a la gente a la que (ella) estaba ayudando”.

El comentarista nigeriano Owei Lakemfa presentó diez razones por las que pensaba que Ana Belén Montes evitó ser detectada durante sus 16 años en la DIA. Entre los más importantes estaba que era extremadamente discreta y reservada. Vivía sola en un apartamento sencillo al norte de la capital de los EE. UU. y memorizaba documentos, nunca se llevó ninguno a casa. Y ella nunca recibió fondos inexplicables.

Irónicamente, su hermano era un agente especial del FBI y su hermana una analista del FBI que “desempeñó un papel importante en exponer la llamada Red Avispa de agentes cubanos [los 5 cubanos y otros 7] que operan en Florida”.

Ana Belén evitó la pena de muerte por alta traición, muy probable en el ambiente posterior al 11 de septiembre, al declararse culpable ante el tribunal federal de Estados Unidos que lleva su caso. Como reconoció su conducta y le contó al tribunal cómo trabajaba, fue condenada a “solo” veinticinco años. Sin embargo, fue encarcelada en condiciones diseñadas para destruirla, como es el caso de Julian Assange hoy. Fue enviada a una unidad especial de una prisión federal para delincuentes violentos con problemas psiquiátricos.

“Obedecí a mi conciencia antes que a la ley”

En su declaración de juicio del 16 de octubre de 2002, declaró que obedecía a su conciencia:

“Hay un proverbio italiano que es quizás el que mejor describe lo que creo: El mundo entero es un solo país. En ese ‘país del mundo’, el principio de amar al prójimo tanto como a uno mismo, es una guía esencial para las relaciones armoniosas entre todos nuestros ‘naciones-vecindarios’.

Este principio implica tolerancia y comprensión por las diferentes formas de los demás. Ordena que tratemos a otras naciones de la manera en que deseamos ser tratados: con respeto y compasión. Es un principio que, lamentablemente, creo que nunca hemos aplicado a Cuba. Señoría, me involucré en la actividad que me ha traído ante usted porque obedecí a mi conciencia antes que a la ley.   La política de nuestro gobierno hacia Cuba es cruel e injusta, profundamente hostil; Me siento moralmente obligado a ayudar a la isla a defenderse de nuestros esfuerzos por imponerle nuestros valores y nuestro sistema político.

«Hemos mostrado intolerancia y desprecio por Cuba durante cuatro décadas. Nunca hemos respetado el derecho de Cuba a hacer su propio camino hacia sus propios ideales de igualdad y justicia. No entiendo cómo seguimos tratando de dictar cómo Cuba debe seleccionar a sus líderes, quiénes no pueden ser sus líderes y qué leyes son las más apropiadas para esa nación. ¿Por qué no dejamos que Cuba siga su propio camino interno, como lo viene haciendo Estados Unidos desde hace más de dos siglos?»

«Mi forma de responder a nuestra política hacia Cuba puede haber sido moralmente incorrecta. Quizás el derecho de Cuba a existir libre de coerción política y económica no justificaba darle a la isla información clasificada para ayudarla a defenderse. Solo puedo decir que hice lo que creí correcto para contrarrestar una grave injusticia.»

«Mi mayor deseo sería ver surgir una relación amistosa entre Estados Unidos y Cuba. Espero que mi caso de alguna manera anime a nuestro gobierno a abandonar su hostilidad hacia Cuba y trabajar junto a La Habana en un espíritu de tolerancia, respeto mutuo y comprensión.»

«Hoy vemos más claro que nunca que la intolerancia y el odio, por parte de individuos o gobiernos, solo propagan dolor y sufrimiento. Espero que Estados Unidos desarrolle una política con Cuba basada en el amor al prójimo, una política que reconozca que Cuba, como cualquier otra nación, quiere ser tratada con dignidad y no con desprecio.»

«Tal política haría que nuestro gobierno volviera a estar en armonía con la compasión y la generosidad del pueblo estadounidense. Permitiría a cubanos y estadounidenses aprender y compartir unos con otros. Permitiría a Cuba abandonar sus medidas defensivas y experimentar más fácilmente con los cambios. Y permitiría a los dos vecinos trabajar juntos y con otras naciones para promover la tolerancia y la cooperación en nuestro único ‘país mundial’, en nuestra única patria mundial”.

Brutales condiciones carcelarias destinadas a destruir a Ana Belén

Jürgen Heiser, de la organización solidaria alemana Netzwerk-Cuba, informó que “Ana Belén ha estado aislada en condiciones que la ONU y organismos internacionales de derechos humanos describen como ‘castigo cruel e insólito’ y tortura. Sus condiciones de prisión se agravaron aún más después de su juicio, cuando fue internada en el Centro Médico Federal (FMC) en Carswell, en las afueras de Fort Worth, Texas. El FMC está ubicado en un recinto de la Marina de los EE. UU. y anteriormente sirvió como hospital militar… Incluye una unidad de alta seguridad reservada para mujeres con «preocupaciones especiales de gestión» que puede albergar hasta veinte prisioneras. El riesgo de “violencia y/o fuga” se especifica como motivo de encarcelamiento en la unidad. Aquí es donde la “espía” Ana Belén está recluida en aislamiento, en una celda unipersonal”.

Sus vecinos de celda incluyen a uno que estranguló a una mujer embarazada para tener a su bebé, una enfermera que mató a cuatro pacientes con inyecciones masivas de adrenalina y Lynette «Squeaky» Fromme, la seguidora de Charles Manson que intentó asesinar al presidente Ford.

El Fort Worth Star Telegram ha cubierto regularmente los abusos contra las reclusas en la prisión de Fort Carswell Carswell, que también ha albergado a otros dos presos políticos, Reality Winner y Aafia Siddiqui. Los detenidos han sufrido graves violaciones de sus derechos humanos, incluidos casos documentados de abuso policial, muertes sospechosas cuando las investigaciones sobre ellos han sido obstruidas descaradamente, muertes debido a la denegación de atención médica básica, violación de prisioneros por parte de los guardias y exposición a sustancias tóxicas.  En julio de 2020, 500 de los 1400 presos tenían Covid. The Star Telegram informó que «la instalación mostró un historial sistémico de encubrir malas conductas y crear una atmósfera de secretismo y represalias…»

Ana Belén escribió : “La prisión es uno de los últimos lugares en los que habría elegido estar, pero vale la pena ir a prisión por algunas cosas en la vida, o vale la pena hacerlas y luego suicidarse antes de tener que pasar demasiado tiempo en prisión. ”

Ha sido sometida a condiciones extremas en esa prisión, similares a las impuestas a Assange. La Oficina Federal de Prisiones ha informado que:

Solo puede tener contacto con sus familiares más cercanos, ya que su condena es por espionaje. Nadie puede preguntar por su salud ni saber por qué está en un centro para personas con problemas mentales, cuando no los padece. Ella no puede recibir paquetes. Cuando sus defensores le enviaron una carta, esta ha sido devuelta por correo certificado.

Solo las personas en una lista (no más de 20 que la hayan conocido antes de su encarcelamiento y hayan sido aprobadas por el FBI) ​​pueden comunicarse, enviar libros y visitar a Ana. Pocas personas la han visitado además de su hermano y su sobrina.

No puede interactuar con otros detenidos en la cárcel y siempre estaba sola en su celda. No se le permite hablar por teléfono, excepto con su madre una vez a la semana durante 15-20 minutos.

No podía recibir periódicos, revistas ni ver la televisión. Después de una docena de años en prisión, las restricciones se relajaron un poco.

Karen Lee Wald señaló en 2012: “Si la sacan de su celda en la unidad de aislamiento por cualquier motivo, todos los demás presos quedan encerrados en sus celdas para que no puedan hablar con ella. Básicamente, ha sido enterrada viva”.

David Kovics , el reconocido compositor de izquierda, se sintió movido a rendirle homenaje en una canción. Oscar López Rivera, quien fue encarcelado por Estados Unidos durante su lucha por la independencia de Puerto Rico, dijo: “Creo que todo puertorriqueño que ama la justicia y la libertad debería estar orgulloso de Ana Belén. Lo que hizo fue más que heroico. Ella hizo lo que habría hecho toda persona que cree en la paz, la justicia y la libertad y en el derecho de cada nación a gobernarse a sí misma de la mejor manera posible y sin la intervención o amenaza de nadie”.

Deja un comentario

× ¿Cómo puedo ayudarte?
A %d blogueros les gusta esto: