Bélgica

Diane De Wou­ters D’oplinter, Un Legado De Solidaridad.

El pasado martes 28 de abril, falleció en Bruselas Diane de Wou­ters, quien fue durante 20 años la secretaria general del Collectif d’accueil des Réfugies du Chili, el COLARCH. Nació con ese nombre, pero fue la estructura de acogida solidaria de los refugiados de América Latina. Diane dedicó su vida a la solidaridad.

Diane de Wou­ters d’Oplinter nació el 31 de marzo de 1934. Fue uno de los dos hijos de una madre de origen estadounidense y de un padre belga. La Segunda Guerra Mundial acontece cuando Diane tenía entre 6 y 11 años. La pasó con sus primos y primas en casa de la abuela paterna, en Bruselas. Con varios de ellos mantuvo contacto hasta el final de su vida, igual que con tres sobrinas que viven en Inglaterra.

 Terminada la guerra, la familia se instala en Rabat, en Marruecos, donde su padre dirige la sucursal del banco Société Générale. Allí hace sus estudios secundarios y luego un curso en inglés en 1948, enseguida una formación de pedagogía del catecismo en el Instituto Católico de París, seguido de cursos de religión, en Rabat.

De regreso en Bruselas, en 1954 hace un curso de Garde-malades en la Faisanderie Woluwé-Saint-Pierre, y en septiembre 1955 decide hacerse religiosa en la congregación Hospitalières du Sacré-Coeur. Es una orden femenina, cuyas religiosas viven en comunidad, y se consagran a ayudar a personas enfermas, discapacitadas, particularmente a discapacitados mentales. Es una orden abierta, cuyas religiosas se desempeñan en el mundo del trabajo.

Escucha este reportaje en audio

Siendo religiosa, Diane obtiene en 1961 el diploma de Régente ménagère rurale, mientras, en el seno de la Faisanderie se ocupa de diferentes tareas como la cocina y la dirección de la clínica.

Su primera actividad al exterior de la congregación será ocuparse de la gestión de la Maison Africaine. Después Diane de Wouters trabajaba en la Agencia General de la Cooperación al Desarrollo, la AGCD, cuando la opinión pública belga fue vivamente conmovida por los golpes de Estado en Uruguay y Chile, en 1973, y en Argentina, en 1976. La reacción fue una impresionante ola de solidaridad con los pueblos oprimidos, y también con los refugiados que comienzan a llegar a Bélgica.
Gran parte de la ayuda solidaria es canalizada por el COLARCH. El colectivo nace a principios de 1975, como resultado de la decisión de 12 organizaciones de coordinar sus esfuerzos. Vale la pena recordarlas:

Aide belge aux personnes déplacées,
Amnesty Internatio­nal,
Amnesty International Vlaanderen,
Comité belge Europe Amérique latine, el CEAL
Comité national universitaire de solidarité avec le peuple chilien, el CNUCH
Entraide et Fraternité,
Femmes Prévo­yantes Socialistes,
FGTB régiona­le Bruxelles-Hal-Vilvorde,
Oxfam Belgique,
Rassemble­ment des femmes pour la paix,
Solida­rité mondiale
y Broeder­lijk delen.

Estas organizaciones confiaron la gestión cotidiana a Diane de Wou­ters quien asume su secretaria general, ad honorem. El COLARCH va a administrar 1.100 visas a prisioneros, más otras 150 visas llamada “de protección” para hacer presión para liberar a los prisioneros.

Los miembros del Colectivo, particularmente Diane de Wouters, adquirieron un excepcional conocimiento sobre los confusos mecanismos administrativos de las dictaduras y del funcionamiento de la administración belga. Diane fue varias veces a los países del cono sur a obtener la liberación de prisioneros, e incluso a rescatar hijos de perseguidos.

Cuando en 1990, se inicia en Chile la “transición a la democracia” hay en las cárceles 381 prisioneros políticos. El Gobierno de Patricio Aylwin hace una extraña clasificación: algunos son prisioneros de opinión, que serán liberados, pero otros, acusados de acciones de resistencia violentas, deben continuar en las cárceles y cumplir al menos una parte de la condena y la otra parte cambiarla por exilio. Gracias a la acción del COLARCH, Bélgica otorgó visas a varios de ellos.
Las autoridades de la transición ejercieron presiones sobre el COLARCH para que cesara sus actividades. Y el diario derechista El Mercurio lanzo una virulenta campaña acusando a Bélgica de acoger peligrosos terroristas.
Sin embargo, El COLARCH resistió las presiones. Respondió que, mientras quede un prisionero político de la dictadura, él continúa sus actividades.

Así lo hizo. Fue tal vez el único Comité de Solidaridad en Europa que mantuvo sus medios de presión hasta que el último prisionero político cruzara el umbral de la prisión. Sólo después que el último de ellos aterrizó en Zaventem, el COLARCH decidió disolverse.

Diane fue homenajeada en el centro cultural El Rincón, donde recibió un presente en nombre de los refugiados, portado por María Jara y Héctor Maturana, la primera llegó a Bélgica en 1973, el segundo en 1994, simbolizando así 21 años de lucha para que los perseguidos pudieran acceder a una existencia digna.

Diane, dice el comunicado redactado el día de su partida por Pierre, Nanou, Raúl y Gabrielle, siempre estuvo orgullosa de su fe cristiana, pero trabajó cotidianamente con los librepensadores, los socialistas de la FGTB, y con militantes comunistas.

Estuvo en relación con organizaciones solidarias como OXAFAM y les magasins du monde, el CNUCH, la organización solidaria de profesores que financió becas para los exilados, el CNCD y el Foro Norte Sur. Los últimos años nos encontrábamos con ella en las manifestaciones de conmemoración alrededor del busto de Salvador Allende en la ULB, y en otras.

Aficionada a los buenos tragos, gran fumadora, y al vino tinto con queso, el último pedido que, el martes por la mañana, hizo a Cristina, mientras rezongaba contra la comida SODEXO, servida en el hogar en que se encontraba convaleciente después de una larga hospitalización que la dejo muy debilitada. Ese mismo día, poco después se fue discretamente nuestra Diana.
Pierre Galand termina recordándola en un plano más familiar, y lanza a través de esta emisión el proyecto de editar un libro electrónico sobre Diane.

Así terminamos, por ahora, estos minutos consagrados a Diane de Wouters, sin olvidar el proyecto de Libro electrónico que está en curso. Nos deja como herencia la solidaridad.

Pierre Galand lanzo la idea de un Libro virtual sobre DIANE. Los mensajes y contribuciones deben dirigirse a Pierre Galand hasta el 8 de mayo 2020, al correo: forum.nord.sud@skynet.be

Agradecemos los testimonios de María Jara, Héctor Maturana, Cristina Violante y Raúl Cavalli, Pierre Galand, y la ayuda de Nathalie du Roy, prima de Diane, y de Rosette Dirix, religiosa de la congregación Hospitalières du Sacré-Coeur.

Reportaje realizado por Maria Isabel Aguirre y Jorge MagasichRedaccion Latitud Sur – CAMPUS LATINO – Radio CAMPUS 92.1fm http://www.radiocampus.be – “La Radio de la Comunidad de la Universidad Libre de Bruselas” – Bélgica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .